Captura de la democracia

Albino Prada
aLBINO pRADA DEBATE: CLÁUSULAS SUELO

OPINIÓN

22 feb 2017 . Actualizado a las 08:39 h.

Sostendré que lo sucedido tanto con las cláusulas suelo en nuestras hipotecas como en la gestión de Bankia nos enfrenta a dos casos de lo que suele denominarse captura del regulador, que yo traduzco como captura de la democracia.

En el caso de las hipotecas, una pieza básica de nuestro Estado democrático de derecho, el poder judicial representado por el Tribunal Supremo, venía sosteniendo, en beneficio de un grupo de entidades financieras, que los contratos hipotecarios con esas cláusulas eran acordes a las buenas prácticas de competencia y transparencia en los mercados que reclamaban las normas aprobadas democráticamente.

Pero tuvo que ser un tribunal europeo el que dictase que eso no era así, dejando con el culo al aire a nuestro poder ejecutivo (pues el Gobierno podía haber denunciado el asunto a través de la Fiscalía General del Estado) y a nuestras comisiones reguladoras de los mercados. Un caso de manual en el que el independiente poder judicial se dejó capturar por los intereses de unos pocos, muy bien pertrechados, en perjuicio de unos muchos muy mal defendidos. Junto a un poder ejecutivo también abducido y a organismos independientes que no lo estaban menos.