Nuestro «gasolinazo»


Tenemos los gallegos el salario medio por debajo de la media nacional. Casi un 10 por ciento. Las pensiones de nuestros mayores están por los suelos. La media es la segunda más baja de España. Y así podríamos seguir hasta cansarnos si nos empeñásemos en elaborar un ránking de afrentas económicas respecto al resto de quienes comparten con nosotros este suelo patrio. Pero existen otras cuestiones en las que destacamos muy por encima de las demás comunidades. Por ejemplo, tenemos el mejor marisco del mundo y somos los que pagamos los precios de los combustibles más altos.

Los Reyes Magos nos trajeron ayer la nueva de que llenar el depósito de nuestro coche nos sale un 23 % más caro que hace un año. Y aunque debemos consolarnos sabiendo que también en el resto de las comunidades los precios de los combustibles se han incrementado de forma notable, no se encuentra razón lógica para entender por qué aquí marchamos precisamente a la cabeza. Un gasolinazo como el de México, donde se están produciendo graves disturbios por la entrada en vigor de una subida de los carburantes de entre el 14,2 y el 20,1 %. Bastante menos, por cierto, que en Padrón o Viana do Bolo.

Quienes en sus profesiones no pueden escapar al transporte, que somos casi todos, vemos cómo petroleras y distribuidoras juegan caprichosamente con nuestras necesidades. El consumidor, usted y un servidor, está desamparado ante decisiones sobre las que nada puede hacer. Porque, además, tras el incremento de los combustibles llega en cascada el de todos los demás productos de consumo. Nos está ocurriendo como con los bancos, que imponen las tasas que les viene en gana sin tener que dar explicaciones. Por lo sabido ayer, pudiera ser que las petroleras nos tengan ojeriza a los gallegos. Solo puede ser porque comemos el mejor marisco del mundo. No hay otra explicación más razonable.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos

Nuestro «gasolinazo»