ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

Del DRAE al DLE

Francisco Ríos Álvarez
Francisco Ríos LA MIRADA EN LA LENGUA

OPINIÓN

19 nov 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La longitud de los títulos de muchos diccionarios y de otras obras es el motivo de que se abrevien. En lo hablado, en alguna palabra significativa (el panhispánico, de Diccionario panhispánico de dudas) o en el nombre de su autor (el María Moliner), y en lo escrito, sobre todo en contextos donde se citan con mucha frecuencia, mediante una sigla. Por tratarse de libros, estas se llaman siglas bibliográficas. El Diccionario de usos y dudas del español actual, de Martínez de Sousa, por ejemplo, emplea en sus artículos medio centenar de esas siglas. Unas veces están formadas a partir del título del libro (DPD: Diccionario panhispánico de dudas) y otras se construyen con el nombre usual por el que se conoce. Este último es el caso de las principales obras de la Academia. El Diccionario de la lengua española es citado muchas veces como DRAE, que corresponde al enunciado Diccionario de la Real Academia Española; ORAE74 se emplea como acortamiento de Ortografía [de la Real Academia Española], edición de 1974. El título se alargó a Ortografía de la lengua española en la edición del 2010, para la que se emplea la sigla OLE10

Con el nuevo siglo, la RAE intensificó la relación con las demás academias del español, con las que forma la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale). La colaboración y el consenso se hicieron patentes a partir de la Ortografía de 1999 («edición revisada por las academias de la lengua española», decía en su portada). La 22.ª edición del DRAE se presentaba en el 2001 como la «vigésima segunda edición del diccionario de la Real Academia Española», pero en la 23.ª, del 2014, aparecía la Asociación de Academias de la Lengua Española junto a la RAE, aunque el copyrigth era de esta. En medio se había publicado el Diccionario panhispánico de dudas (DPD, 2005), que mostraba su vocación panhispánica ya desde el título. 

La Asale acordó en noviembre del 2015 la elaboración de una nueva planta, completamente digital, para el Diccionario. Esta obra, que hasta ahora era concebida para ser impresa y que después era puesta en Internet para su consulta, pasará a ser ideada como una edición electrónica, que más tarde se plasmará en papel. Al mismo tiempo, la Academia ha pasado de emplear la sigla DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) a usar DLE (Diccionario de la lengua española), quizá más acorde con los nuevos tiempos, en que se reconoce el peso del español ultramarino, pero que tiene dos inconvenientes: la ruptura de una tradición sólidamente asentada y la más compleja pronunciación a la que obliga el deletreo [dé-éle-é]. Seguro que los académicos sopesaron los pros y los contras antes de decidirse.