Nombrar las estrellas


El satélite europeo Gaia ha realizado un catálogo de las estrellas de solo una ínfima parte de las que existen en nuestra Galaxia (La Vía Láctea). En catorce meses de observación, este artilugio de alta tecnología ha elaborado un primer censo de 1.142 millones de estrellas, caracterizándolas por su brillo y posición en el firmamento (La Voz de Galicia, 15-9). Cuando era pequeño, en el cielo nocturno de los veranos de Maside, con escasa contaminación lumínica, podía observarse con claridad la mancha blanquecina de la Vía Láctea (Vía de Leche) que ocupaba una buena parte del firmamento visible.

Si lo escrutado y catalogado supone solo el 1 % de las estrellas de la Vía Láctea, el total será del orden de los 114.000 millones de estrellas.

Es decir, una barbaridad. Tengan en cuenta que eso solo es en una galaxia y que hay miles de millones de galaxias.

Con un simple cálculo se puede tener una idea aproximada de las estrellas que conforman el universo.

Y, de paso, de la insignificancia de las estrellas de la política española que se creen seres superiores y, en el universo, son menos que el ala de una mosca muy pequeña.

En los primeros tiempos de observación del cielo, se detectaron los planetas que configuran el sistema solar y se les dieron nombres mitológicos (Venus, Marte). No habría nombres suficientes, si ahora se pretendiese nombrar cada una de las 1.142 millones de estrellas catalogadas por Gaia.

Vamos a tener que conformarnos con los parámetros de brillo y posición.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Nombrar las estrellas