¿Cara a cara entre Feijoo y...?


La celebración de un debate entre el presidente de la Xunta y su futuro sustituto, probable o improbable, es necesaria. Así lo hemos defendido algunos desde los tiempos de Fraga, que se negaba a debatir con unos y con otros. Lo hizo en 1993 con Antolín Sánchez Presedo: lo consideraba «un home educado». Ese mismo argumento, curiosamente, le sirvió para no debatir en 1997 con Beiras y Abel Caballero. A Fraga nunca le sentaron bien las cámaras. Cuando dejó el Gobierno, al perder por un escaño la mayoría absoluta y siendo presidente Emilio Pérez Touriño, se llevó a cabo un segundo debate. Fue a tres bandas. Sucedió en la campaña de las generales del 2008. La diferencia es que ninguno de los tres era candidato. Años más tarde, en 2012, Feijoo debatió con Pachi Vázquez. Es lo lógico en una democracia: un cara a cara entre los presidenciables para saber a quién votar.

Hace pocos días se celebró el anhelado debate a cinco. Necesario también y, por parte del actual presidente de la Xunta, muy generoso. Digo tal porque él era quien más se jugaba en el envite y, además, le daba una oportunidad a sus rivales para popularizarse en horario de máxima audiencia en la televisión pública. A Feijoo lo conocen casi el 100% de los gallegos. Alguno de los actuales candidatos no llega al 30 %. Si Feijoo fuese como dicen que es la oposición (antidemócrata, absolutista) se encerraría como Fraga y no debatiría con nadie. Pero no ha hecho eso. Incluso más: ahora pide también un debate cara a cara. Es lo lógico, dije antes. Lo reitero e insisto. Los gallegos queremos saber quién puede gobernarnos. Como es sabido, según los cabezas de lista, gobernará Feijoo o una coalición. Por lo tanto, sería muy didáctico para el pueblo que esa coalición presentase su candidato y debatiese con el actual presidente de la Xunta. Esta elección, como sabe cualquier lector, no es una elección cualquiera. Porque si Núñez Feijoo no logra 38 escaños nadie sabe quién será el próximo presidente de la Xunta. No lo saben ni siquiera los que se presentan como candidatos. Yo abogaría por que se aclarasen entre ellos, que presentasen un programa electoral conjunto y lo propusiesen a la ciudadanía. De este modo sabríamos en verdad qué votar y a quién votar. Me parece justo y urgente ese debate que ha solicitado Feijoo. En democracia, como dije antes, es lo natural. No obstante, creo que no se cumplirá mi deseo. Porque si Feijoo debate con Leiceaga, En Marea no lo admitirá. Pontón, con buen juicio, tampoco. Si se llevara a cabo otra posibilidad, los no elegidos la rechazarían también. La campaña es compleja. Creo que nunca lo fue tanto (¿Cuál es la alternativa a Feijoo?, me he preguntado durante meses). Cada día son más los que piensan que en el cuatro contra uno del pasado lunes solo ganó Feijoo. Él se presenta a presidir la Xunta. El resto, todavía tienen que presidirse a sí mismos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
45 votos

¿Cara a cara entre Feijoo y...?