Galicia movilizada


La participación electoral en Galicia es una materia difícil, porque su censo de electores residentes en el extranjero es enorme y es masivamente abstencionista, sobre todo, desde que los electores tienen que inscribirse en una lista para votar. El escrutinio de este censo, llamado CERA, reduce en torno a diez puntos la tasa de participación en los resultados definitivos, lo que es fuente de errores y ahuyenta a los especialistas; les costará entenderlo, pero lo explicamos. La participación de los residentes en Galicia fue del 73,2 por ciento en las elecciones del 20 de diciembre, casi idéntica a la registrada en España y superior a la de otras comunidades autónomas de participación media, como son Andalucía (68,9% el 20D), Cataluña (70,9%), Navarra (68,9%), o Asturias (71,2%). Ese dato significa que la movilización electoral de Galicia fue distinta y superior a la habitual en esas elecciones del 20 de diciembre, aunque en los resultados definitivos, CERA incluido, apenas alcanza el 62%. La encuesta de Sondaxe que hoy publica La Voz confirma que Galicia permanece movilizada ante las elecciones del 26 de junio, donde esperamos una tasa de participación de los residentes en Galicia del entorno del 71%, que bajará hasta el 60% en los resultados definitivos.

La segunda conclusión es que los gallegos no consideran las elecciones del 26 de junio como la segunda vuelta del 20D, porque el sentido de su voto se mantiene o no se agrupa de forma especial en torno a candidatura alguna. Solo el 7,4% de los entrevistados manifiestan la intención de cambiar de partido, lo que nos dice que el PP no engullirá a Ciudadanos ni En Marea terminará con el PSdeG-PSOE. Solo cambiarán de partido unos doscientos mil electores, ninguno de ellos procedente del PP.

Los resultados en la Comunidad gallega serán parecidos a los del 20D. Así lo entienden los entrevistados y así se deduce de la intención de voto según edades, porque los jóvenes volverán a votar lo nuevo y los mayores lo viejo. En Marea se ha situado en el 29,0% y alcanzará los 470.000 votos, lo contrario que el PSdeG-PSOE, que no llegará a los 300.000 con el 17,3%. Un resultado especialmente bajo porque transfiere 50.000 electores a los de Beiras, pero otros a Ciudadanos y esta es la novedad que no se produce en otros ámbitos: cerca de 20.000 electores centrales procedentes del PSdeG-PSOE que votarán a los de Rivera el 20D, quizá por eliminación ante la debacle socialista. Y estos aseguran el resultado de Ciudadanos, porque reemplazan el retorno de otros al PP. De este modo, Ciudadanos asegura su único escaño gallego con el 10,6% en A Coruña.

En resumen, el comportamiento electoral ya ha cambiado en España pero también en Galicia, donde lo viejo está en regresión. Aunque la encuesta de Sondaxe sitúe ganador al PP con el 37% de los votos válidos y diez escaños, no dejan de ser 250.000 votos y cinco escaños menos de lo que obtuvo este partido en el año 2011. El PSOE sumará cuatro escaños, que son dos menos que el 20D, los terceros que consigue En Marea por A Coruña y Pontevedra, que sumará ocho escaños en Galicia con los de Ourense y Lugo.

Autor Jaime Miquel Analista electoral

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos

Galicia movilizada