Palabra y espectáculo


Me da la impresión, acaso demasiado particular, de que el volumen de conversaciones de carácter político ha bajado en las casas y en las calles, en los bares y en las oficinas. Se ha instalado en su lugar un cierto hastío, un aburrimiento muy parecido al que padece la persona que ha gastado demasiadas horas seguidas ante el televisor y, a través de la modorra que le impide moverse aún del sofá, se infiltra en su conciencia un sentimiento incómodo: el de haber perdido el tiempo. La comparación tiene más sentido porque nunca como ahora la política se resuelve en imágenes televisivas, en gestos y posados, en juegos de espejos y paripés que tienen al ciudadano ahíto, empachado. Mucha imagen y poca palabra.

Cuando la imagen sustituye la palabra en lugar de ilustrarla, ocurre exactamente eso: que la reemplaza, y que al reemplazarla obliga a pensar con imágenes en vez de con conceptos. Resulta más cómodo, también para el manipulador. Pero entre otros muchos peligros, hace casi imposible el matiz, propende a la falta de respeto y emborrona la memoria de detalles secundarios: el beso en la boca entre dos políticos, el niño de una diputada, el posado de dos candidatos por la Carrera de San Jerónimo y muchos otros que todos recuerdan, también porque los medios, en vez de obviarlos, los magnifican.

Y así hemos llegado aquí. Sin palabra, en cualquier sentido que quiera utilizarse el término, y empalagados de imágenes que matan el razonamiento, imágenes extremas en las que las pocas voces apenas sirven apenas para dibujar insultos, descalificaciones radicales o falsas apariencias. El empacho de espectáculo impide el diálogo real. Todo exceso termina en triste abotargamiento.

@pacosanchez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos

Palabra y espectáculo