El ángel caído


Hay fotos con vocación de futuro. 9 de junio del 2012. María Sharapova respira aliviada en el vestuario instantes después de ganar su primer Roland Garros. A su lado, un trofeo que vale mucho más que su peso en euros: 1,6 millones. La recompensa a toda una vida de sacrificios y bla bla bla. Cuando se hace este posado, hace tiempo que Sharapova es ejemplo para el mundo dentro y fuera de las pistas. Un mes después, la tenista, modelo y empresaria rusa llega a la final de los Juegos. Citius, altius, fortius. Quizás demasiado citius, demasiado altius, demasiado fortius. El lunes, Sharapova se confesó culpable. La foto dice ahora otras cosas: habla del ángel caído, de un espejo roto, habla de hacer trampas para dormir en los laureles. Lo advirtió un ganador del Tour de Francia: ¿Alguien cree que se puede subir el Tourmalet con un plato de espaguetis? El caso Sharapova es otra puñalada a los que juegan limpio. El deporte mimetizándose con la política. Así despachó Rita Barberá estos días las mil sospechas de corrupción contra ella y los suyos: «Todo es falso». Fuera de contexto, quizás sea la verdad más grande que pronunció nunca. Pues que «todo es falso» es la triste, la decepcionante sensación que, a golpe de dopado, a golpe de corrupto, va cristalizando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El ángel caído