Solución SIS


Me escribe un buen amigo porque quiere promocionar lo que llama «la solución SIS». El acrónimo responde a las iniciales de las segundas del PP, de Ciudadanos y del PSOE: Soraya Sáenz de Santamaría, Inés Arrimadas y Susana Díaz. Para arrimar el ascua a mi sardina añade: «En línea con tu columna (se refiere a la del sábado pasado), no se han herido entre ellas, y ahora hace falta menos testosterona y más oxitocina, hormona del amor o de los mimos. Si dejamos que manden las mujeres -de alguna manera ya mandan siempre-, creo que nos iría muy bien».

Semejante solución disgustaría mucho a Podemos. Primero, porque dinamitaría su objetivo principal: unas nuevas elecciones en las que piensan que sobrepasarían al PSOE. Segundo, porque tampoco podrían sacar tanta ventaja de liderar la oposición: no les resultaría tan fácil arremeter con según qué cosas -casta, corrupción, vieja política- y, desde luego, nunca en el tono que emplearían con Rajoy, Sánchez o Rivera. La solución tampoco agradaría a algunos nacionalistas, especialmente si acordaran ceder la presidencia a Arrimadas, que acumula menos práctica de gobierno que las otras dos, pero quizá se explica mejor y es más nueva. Las tres tendrían mucho que ganar, personalmente y para sus partidos, lo que evitaría peleas.

Un think tank próximo al Partido Socialista francés predice «una sociedad más joven, más diversa y más feminizada», y que «la clase trabajadora ya no será el corazón del voto de izquierdas». Podemos parece pensar lo mismo. De hecho sus cuadros responden bien a esa foto y, al menos aparentemente, sus votantes también. La solución SIS podría pillarles en fuera de juego, pero suena descabellada.

@pacosanchez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
48 votos
Comentarios

Solución SIS