Sobre sus espaldas


Estas dos espaldas entrando en la Moncloa debieran sentir más que nunca el peso de su inmensa responsabilidad, el peso de 46,5 millones de españoles. Pertenece la de la izquierda a Mariano Rajoy y la de la derecha a Pedro Sánchez, reunidos para hablar, presuntamente, de nuestro futuro, más que del suyo. Fueron 45 minutos. Luego, la espalda de Rajoy se retiró a reflexionar. La de Sánchez salió a proclamar su teoría del cambio. Cambiar qué, y para qué, para llevarnos adónde. Entre esas dos espaldas suman 213 escaños. Traducido a letras, los votantes pidieron evolución, no involución. Tampoco revolución, y mucho menos chavista. Sobre estas dos espaldas hay dos cabezas que deberían pensar en el futuro de España, en nuestra educación, sanidad y pensiones, en nuestro bienestar. Se supone que representan al PP y al PSOE. Nada menos. Lo cual debería evitar tentaciones al estilo de lo que Susana Díaz bautizó como «aventurismo», palabra que no está en el diccionario, pero cuyo significado debería intuir hasta Pedro Sánchez. ¿Será capaz de intuirlo? Porque caer en «aventurismos» sería darles la espalda, ya no solo para la foto, a la gran mayoría de los españoles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Sobre sus espaldas