Algo se mueve, también aquí


La provincia de Ourense a veces está tan quieta tan quieta tan quieta que no sabes si está dormida o se ha muerto. Tienes que tocarle en el hombro para comprobar -con alivio aunque en ocasiones con sorpresa- que sigue viva. Ayer hubo ourensanos que quisieron hacer algo más que darle unas palmaditas para despertarla. El rumbo político de la provincia, que ya viró en las municipales, acentúa ahora su cambio. ¿Será la marea? ¿O es que en realidad los ourensanos estaban mareados? Es claro el mensaje a las fuerzas tradicionales, un PP y un PSOE que llevaban un cuarto de siglo representando en exclusiva a la provincia en Madrid. Lo que están haciendo no le resulta suficiente a una parte de la población.

Los votos hay muchas maneras de leerlos y cada partido usó ayer por la noche un código distinto para descifrarlos (ya saben, todo es relativo cuando se trata de política). Pero los ourensanos han puesto sobre el papel (sobre la papeleta, en realidad) lo que piensan: lo de siempre ya no vale, ya no resulta suficiente. No es un recado solo para populares y socialistas, también para los nacionalistas, que ya se quedaron fuera del Concello y ahora pierden apoyo. Y para los que llegan, En Marea, porque eso de gobernar es algo muy serio.

Pero sin duda la caída de votos del PSOE y sobre todo la del Partido Popular son motivo suficiente para hacérselo mirar. No se puede, simplemente, señalar con el dedo a Rajoy y a Sánchez. Porque aunque Ourense a veces parezca dormida algo está cambiando. También aquí. El que quiera entender, que entienda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Algo se mueve, también aquí