La proximidad


La reacción de la casi totalidad de la humanidad ante una desgracia como la ocurrida el martes en los Alpes es de tristeza, condolencia, compasión. Pero hay un resto, diferente que se ríe, se mofa, de la desgracia ajena. Nunca llegaremos al fondo del ser humano, es abismal y nunca sabremos cómo reaccionará hasta que algo fundamental lo remueva. Algunos protestaron porque no reaccionamos lo mismo ante las muertes de africanos en el Mediterráneo que ante lo ocurrido en los Alpes. Me duele más la muerte de un hermano que la de otra persona, la de uno de mi pueblo que de un lejano, siento más una desgracia en Europa que en otra parte del mundo, a no ser que en esta muera alguien muy próximo. Somos humanos y nos guía el principio de proximidad. La gente sencilla no pone esto en cuestión porque «es algo de sentido común», me dijeron.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

La proximidad