Mundo en diferido


El futuro está en diferido. Como el finiquito de Bárcenas, la dimisión de Arturo Fernández de la patronal madrileña, los hijos de las empleadas de Facebook y hasta el protocolo del ébola. Es normal que Fernández, usuario ilustre de las tarjetas negras, se pierda entre pasado, presente y futuro, y reconozca sentirse «tan avergonzado e indignado como muchos preferentistas». Al rebobinar se enreda el carrete.

Muslamen

La RAE reconoce pechamen y muslamen. Se percibe la sensibilidad (eminentemente masculina) de los académicos. Por fin la definición de gallego como lengua adelanta a la acepción de «tartamudo», que supuestamente se usa El Salvador. Ya era hora. El idioma existía antes de que la palabra gallego cruzara el charco. La decisión merece una o. Pero mayúscula.

Conseguidores

El joven Nicolás prometía con su desparpajo. Habría querido ser Agag. Un conseguidor. Esa masilla que saca tajada uniendo las partes de un negocio. Pero Nicolás está acusado de usurpación y estafa. Su historia es una especie de Atrápame si puedes a la española. Aunque más cutre. Y sin Leonardo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos

Mundo en diferido