La gran alianza de Obama


La conferencia internacional para formar una gran alianza en defensa de Irak y contra el califato islamista, que se acaba de reunir en París a instancias de Obama, ha conseguido convocar a treinta países, de los cuales diez eran musulmanes. Es sorprendente que Irán no estuviese. Ese es un gran fallo, pues el país de los persas tiene mucha influencia y prescindir de un gran ejército como el iraní es despreciar una posibilidad de éxito en la empresa de expulsar a los islamistas de Irak. Además, la gran coalición tampoco puede prescindir de Siria, país también invadido por los islamistas. En este caso, el eje Damasco-Teherán es la pieza clave del conflicto en el que se defienden dos Estados reconocidos. Es sabido que para atacar a un contingente, como el islamista, de unos 30.000 combatientes, se necesitan el triple (90.000), lo que no parece que estén dispuestos a aportar los países de la coalición, sobre todo cuando el país líder se queda con la aviación imprescindible, pero no suficiente.

Veremos lo que ofrece España, que viene siendo objetivo de amenazas a largo plazo. Es verdad que Francia y el Reino Unido tampoco están aportando infantería y prometen emplear aviones. Por mucho que Obama se empeñe en señalar que esta no es una guerra al estilo convencional, la realidad es que con el empleo de medios militares los efectos son los mismos, y a la postre los soldados van a tener que combatir en tierra, porque, como decía el famoso estratega Clausewitz la guerra es la política por otros medios, lo que quiere decir que aquí se van a jugar muchos intereses políticos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos

La gran alianza de Obama