El destello del arte


La lista apabulla. ¿Es o no es una burbuja? Las subastas y las compras de arte se han dispara(ta)do hasta el infinito y más allá. ¿Pueden reventar el mercado o solo es una lucha de egos de bolsillos llenos de dólares? Cuando Bacon con su tríptico de Lucian Freud reventó de nuevo el mercado hace un mes, las crónicas explicaron quiénes eran los que estaban en las sillas levantando el brazo con fuerza para pujar por la obra. Por ejemplo, el magnate del lujo François Pinault; Steven A. Cohen, en nombre de los míticos fondos de riesgo que nadan en dinero; Eli Broad, otro financiero norteamericano; Michael Ovitz, en nombre de, entre otros, Tom Cruise; el industrial griego Dakis Joannou; por supuesto, Larry Gagosian, propietario de la galería Gagosian, que todo lo maneja; una alineación espectacular. Pronto otros nombres interpuestos dieron paso a los rumores de que en la lucha estuvieron Di Caprio o Lady Gaga. Otro loco del arte es Abramovich, el ruso del Chelsea, o, tal vez, pague en nombre de su mujer. Pero la pregunta es: ¿Se trata de una burbuja de millonarios o esas obras valen lo que se está pagando y que hace saltar el top ten cada mes para gloria también de artistas vivos como Jeff Koons? Un dato, la hermana del emir de Catar destina cada año 447,5 millones de euros solo a comprar arte y ella fue la ganadora aquel día. El destello del arte es el destello del dinero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

El destello del arte