Ganarse el futuro


Lo tiene crudo, muy crudo, el PSOE. Pero al menos han identificado bien su objetivo -«ganarse el futuro»- y dedicado tiempo y esfuerzo a presentar un compacto paquete de alternativas, que discutirán a lo largo del próximo fin de semana en la esperada conferencia política, de la que han de salir las líneas maestras de su futuro.

En caída libre en las encuestas y con crecientes presiones para adelantar unas primarias en las que renovar su liderazgo, estaba claro que el primer paso tendría que ser la profunda renovación de su discurso y, sobre todo, de unas prácticas tantas veces alejadas de lo que predican.

Las más de doce mil enmiendas presentadas a la ponencia a debatir lanzan el mensaje positivo de un debate abierto, pero también el de unas propuestas que en algunos puntos se quedan muy por detrás de las demandas que los ciudadanos han venido expresando.

Por citar dos ejemplos, que la reforma del Senado se reduzca a asegurar la presencia de las comunidades autónomas y a aglutinar instituciones ahora dispersas como la Conferencia de Presidentes o el Consejo de Política Fiscal y Financiera, puede sonar al mero deseo de garantizar puestos. O que la apertura de listas electorales se limite a marcar preferencias por uno o dos nombres en una candidatura se queda lejos de la demanda de listas abiertas.

«A España le faltan miradas largas», se afirma en la ponencia. Solo si del debate sale una mirada suficientemente larga como para atender a las demandas de los ciudadanos por encima de las aspiraciones de sus cuadros actuales, estarán en condiciones de ganarse de verdad el futuro. A ver.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Ganarse el futuro