Un sueño de Einstein


Estos días nos visita Eric Cornell, un norteamericano que ganó a los 39 años el premio Nobel de Física por hacer realidad una predicción de Albert Einstein. Para ello enfrió un grupo de átomos hasta casi la temperatura más baja del universo (¡solo se quedó a cien mil millonésimas de grado de ella!). La temperatura es una medida de la agitación de la materia, así que cerca del cero absoluto los átomos empezaron a detenerse. En ese momento se manifestó una de las barreras fundamentales de la naturaleza, el llamado principio de incertidumbre: «Si conoces la velocidad del átomo (sabemos que es casi cero, al estar casi detenido), te impediré conocer su posición». ¿Cómo nos la juega? El átomo deja de ser algo así como una bola y se difumina en un borrón de materia, convirtiéndose junto a sus vecinos en un ente colectivo único, como un superátomo nebuloso global, en el que ya no es posible saber cuál es cuál. Esa condensación de átomos, llamada condensado de Bose-Einstein, había sido predicha por Albert Einstein en 1925. Tuvieron que pasar 70 años para que Eric Cornell la hiciese realidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos

Un sueño de Einstein