El caso Bárcenas: «marble cake» y «layer cake»

Roberto Blanco Valdés
Roberto L. Blanco Valdés EL OJO PÚBLICO

OPINIÓN

18 ago 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

L a distinción que hacen los anglosajones, tan aficionados a los dulces, entre marble cake y layer cake podría ser de gran utilidad para aclarar la forma en que el PP debe hacer frente a las responsabilidades que ha contraído en el ignominioso caso Bárcenas.

Un marble cake es un dulce cuyos componentes están todos mezclados entre sí. Es lo que llamamos en España un dulce marmolado (término este poco usado) del que el turrón podría ser un buen ejemplo. El layer cake es un dulce hecho por capas: digamos, para entendernos, la famosa tarta con galletas Chiquilín.

Pues bien, afrontar el caso Bárcenas como si fuera un marble cake (que es lo que, pro domo sua, está haciendo torpemente la oposición parlamentaria) es, curiosamente, la mejor forma de que el PP no asuma ninguna responsabilidad, refugiado en una proclama que tiene parte de verdad y parte de mentira: la de que hasta que los tribunales se pronuncien sobre el caso que el juez Ruz está instruyendo no le toca mover ficha.