Cuestión de tiempo


El Gobierno de Rajoy es una metáfora de la España del 2013: un país al borde del abismo, construido en los últimos quince años sobre una montaña de mentiras que todo el mundo sabía, y al que le han salido a relucir todas las vergüenzas a la vez. El problema es que la oposición de Rubalcaba, y la mayor parte de partidos que conforman el Parlamento actual, padecen del mismo mal. Y por eso cuando todo ha estallado la sociedad civil les ha dado la espalda.

Es probable que Rajoy no coma el turrón, y muy improbable que este mismo año tengamos elecciones anticipadas. De hecho, ni siquiera Rubalcaba las pide. Pero Rajoy, Rubalcaba, Merkel y todos los que vayan a tener voz en este entierro deberían recordar lo que ha acabado pasando en Italia. Que antes o después, por las buenas o por las malas, la soberanía del pueblo se acabará imponiendo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos

Cuestión de tiempo