Cuidado con Michael Douglas


Se emocionó en Cannes, cuando presentaba película al lado de Steven Soderbergh. Y no era para menos. El filme sorprendió en el festival francés. Se atrevía con un papel único. Hacía del mítico pianista Liberace. Y encima Soderbergh lo había esperado para que Michael Douglas y no otro fuese el actor que hiciese de una leyenda norteamericana del mundo del espectáculo en Las Vegas. Liberace, poco conocido fuera de Estados Unidos, era una celebridad en el país. Tenía un novio más joven que él, que en la película también está magistralmente interpretado por Matt Damon. Ojo, el año que viene, dicen que los dos huelen a Óscar. La película se rodó en 33 días y fue financiada por un canal de televisión por cable norteamericano, que será donde se estrene. El propio Steven Soderbergh no sabe si Behind the candelabra, así se titula, no será su última película, pues piensa dedicarse al mundo de la televisión. Cree que la televisión vive su segunda era de oro. Y puede que no se equivoque. Sin dinero, el consumo televisivo se dispara. Normal. Pero ver a Michael Douglas caracterizado de Liberace, con sus anillos y su glamur, seguro que es toda una experiencia. Un personaje que fue en los setenta y en los ochenta un anticipo de Elton John y Lady Gaga.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Cuidado con Michael Douglas