¿Indignados o asustados?


Mi capacidad de asombro está alarmantemente sobrepasada con la forma de proceder del PP con sus garbanzos negros. Los de Génova consideran «sangrante» tener que pagar a Jesús Sepúlveda, imputado en la trama Gürtel, una indemnización de 229.000 euros por despido improcedente. No entiendo el porqué de tal sangría, ya que los populares le abonan a Sepúlveda ese dinero motu proprio, y no por mandato judicial alguno. Lo malo de proceder con tanto oscurantismo es que al final te lías, y acabas reconociendo que prefieres abonar la citada cantidad ante la posibilidad de que la Justicia te imponga una muy superior. ¿Es que no se han hartado de decir día sí y día también que confían plenamente en nuestro sistema judicial? ¿Por qué no acuden entonces a los tribunales si tan sangrante resulta? Entiendo que no les inspire mucha confianza la Justicia, teniendo a quien tienen al frente del ministerio del ramo, pero cuando menos que guarden las formas y aprovechen para matar dos pájaros de un tiro. Primero, que el presidente del Gobierno cese a Ruiz-Gallardón, para a continuación explicar a la ciudadanía, sin ininteligibles discursos de la señora De Cospedal, el papel de los Bárcenas, Sepúlvedas y compañía. Realmente, muy poco pan para tanto chorizo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
75 votos

¿Indignados o asustados?