Día de resaca y caldo limpio


Ayer salió mucha gente a la calle a defender una utopía. Y la formulación de esa utopía la hizo mejor que nadie Cándido Méndez, cuando proclamó urbi et orbi que había que cambiar la austeridad de Merkel y la reforma laboral de Rajoy por las políticas de crecimiento, de trabajo estable para todos, de sostenimiento de sueldos y pensiones, y de garantía total de los servicios del Estado de bienestar. Para Méndez, que envejeció al frente de una institución sindical y debiera considerarse una parte principal del desastre en el que estamos, y que no debería exponerse más veces a que le recordemos la historia especulativa y adaptativa de la UGT desde los tiempos de González hasta los de Zapatero, lo único que importa es pedir por esa boca y seguir dándole cuerda a una burocracia sindical enmohecida y autista, aunque sea a costa de aumentar el utópico desasosiego de una España que sigue creyendo que si la crisis cayó del cielo, también el cielo nos tiene que salvar.

A mucha gente le sigue pareciendo que el Estado es omnipotente, y que si no nos garantiza empleo y riqueza es porque no quiere, o porque le hace caso a Merkel, o porque se metió en el euro y ya no puede hacer juegos malabares con las pesetas, o porque Rajoy y De Guindos disfrutan masacrando obreros y desahuciados para favorecer a los banqueros y a la Iglesia católica. Y por eso seguimos metiendo la crisis en un diálogo de sordos en blanco y negro, o convirtiendo la crónica dramática de este país en una película de buenos y malos -unas veces Ivanhoe y otras Raíces profundas- en la que todo depende de un héroe que sepa descubrir y encauzar ese buenismo general en el que empezamos a ser primera potencia mundial.

Lo que no sé es por qué la UGT no puso en su programa que los españoles aumentemos la talla un 4 % y rebajemos el peso un 9 %. Porque no creo que sea más difícil hacernos guapos que emplearnos a todos y subirnos el sueldo y la pensión sin antes ajustar las cuentas, hacer eficiente al Estado y competitivas a las empresas, y sin poner orden en una sociedad que, habiendo actuado durante dos décadas como un club de nuevos ricos, aún piensa que hay salidas distintas a las de una dura regeneración cultural y sistémica.

Aunque ayer por la mañana fui al hospital y me atendieron, y por la tarde fui a clase y tuve alumnos, también vi la Praza Roxa de Santiago ateigada hasta la bandera, y los comercios cerrados, y grandes manifestaciones en todas las ciudades, y una inmensa masa de indignados y desafectos que creen en la utopía de Méndez. Y por eso me temo que hoy es día de náusea, cuando los inútiles gozos de ayer se convierten en sombras, y solo nos queda un clavo ardiendo -con forma de Luis de Guindos- para agarrarnos a él. Por eso nos duele la cabeza y sentimos náuseas. Porque una huelga general siempre produce resaca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
108 votos

Día de resaca y caldo limpio