Silencio, nunca más


TRAS EL ÚLTIMO crimen cobarde y odioso de ETA, algunos dirigentes socialistas vascos parece que se caen ahora de las ramas del falso roble montaraz vasco a cuyas ramas se han querido nuevamente encaramar, para recuperar la sombra pacífica del viejo y venerable tilo del Nervión donde los sufridos liberales españoles de esa tierra, amantes de la libertad, el progreso y la Constitución trataban de protegerse. Después de la lamentable persecución contra don Nicolás Redondo, ahora se dan cuenta que el principal responsable de los crímenes de ETA es el propio nacionalismo vasco. Y como valientemente ha denunciado el miembro de ¡Basta Ya! Fernando Savater, es preciso recuperar para la civilización el sistema educativo vasco, que bajo el dominio de los nacionalistas se ha convertido en la cantera de los sicarios.Aplauso merece también el desenmascaramiento de los dirigentes nacionalistas que de modo tan noble y valiente ha protagonizado la familia de la última víctima. Hacen bien en impedirles que vayan a depositar sus hipócritas lágrimas de cocodrilo, de miserable plañidera mercenaria, junto al cadáver de la persona querida, inmolada por el fanatismo nacionalista. El PNV sigue fiel a su trayectoria histórica de traición a los intereses democráticos, e igual que pactó con Mussolini la entrega de la causa republicana durante la guerra civil, ahora ha pactado con los actuales enemigos de la paz y la libertad, a fin de poder culminar su plan separatista. Ojalá no fuera así. Ojalá apoyara, por ejemplo, la moción de censura en Andoain, pero buscará algún subterfugio escolástico para no hacerlo. A la vista de los acontecimientos recientes, ¿cuándo volverá el PSOE a las andadas, mendigando un puesto en algunos de los gobiernos nacionalistas? ¿O acaso no se da cuenta que ahora intenta repetir en Galicia los mismos errores que han dado alas al nacionalismo vasco y a la barbarie que representa?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Silencio, nunca más