Días para el sentidiño en Vilalba

El Concello pide que se reduzcan las reuniones familiares del San Ramón

Una mujer, cruzando la céntrica Rúa da Pravia en días pasados
Una mujer, cruzando la céntrica Rúa da Pravia en días pasados

VILALBa / LA VOZ

El San Ramón 2020 será realmente atípico en Vilalba, Las fiestas de Vilalba no tendrán ningún tipo de actos, después de que el Concello, hace varios días, acordase anular la programación prevista. La actividad ya iba a ser distinta de la de otros años debido al covid-19. La evolución de la pandemia en las últimas semanas llevó a la decisión de dejar vacío el programa de actos.

El lunes -día 31, San Ramón- y el martes -día 1, Santa María- serán festivos en la capital chairega. Serán dos días de fiesta local muy peculiares, pues no habrá actuaciones de orquestas ni otros actos habituales. Sí puede ocurrir que algunas familias conserven la tradición de tener invitados a comer en sus casas, y ante eso la alcaldesa, Elba Veleiro, hizo ayer un llamamiento a la moderación y a la prudencia.

«Que se reduzcan todo lo posible», dijo la regidora sobre las reuniones que se puedan organizar en esas próximas fechas, además de recordar que ya las autoridades sanitarias establecían una serie de recomendaciones para limitar esos encuentros. También anunció que se vigilaría la situación en los negocios de hostelería para comprobar el cumplimiento de ciertas condiciones,

Que se respeten los horarios y que se respeten una serie de normas -el número de personas presentes en un local o la presencia de hidrogeles para uso de los clientes, por ejemplo- serán aspectos a los que el Concello prestará atención; mientras tanto, también los clientes, por su parte, deberán tener presentes algunos hábitos, como el uso de mascarillas. Veleiro recalcó que las actuales condiciones obligaban a tomar medidas de ese tipo para evitar posteriores complicaciones.

 Misas sin procesión

La restricción del programa festivo de la capital chairega afectará también a las celebraciones religiosas habituales. Así, el 31, San Ramón, y el 1, Santa María, se oficiarán sendas misas en la iglesia parroquial a las doce del mediodía, pero luego no habrá la tradicional procesión. Tampoco habrá corales que canten en esas celebraciones, como explicó ayer el sacerdote Antonio Domínguez, miembro de la unidad pastoral de Vilalba.

«Este ano é como é», afirmó el sacerdote. «Serán celebracións íntimas e normais, sen gran esplendor», reconoció el cura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Días para el sentidiño en Vilalba