Lugo / La Voz

Danza al natural, experimental... Los cuerpos de los bailarines se integran en los elementos naturales: tierra, agua, aire, luz, fuego... y dan lugar a una muestra fotográfica que «no es una exposición de danza al uso», en palabras de Juan Carlos Zahera, director del Espazo de Danza de la USC. Como homenaje a esta escuela innovadora de la Universidade, que cuenta ya con un 25 años de historia, ha llegado a la sala de exposiciones del Museo Universitario A Domus do Mitreo la exposición A Danza no Tempo.

Detrás de las veinte fotografías que se pueden ver en Lugo hasta finales de abril (el mes de la danza) están tres años de trabajo de la fotógrafa lucense Chus Varela en colaboración con el propio Zahera. Su proyecto ha permitido tomar imágenes de personas ligadas al Espazo de Danza en «lugares emblemáticos de nuestra historia como gallegos», apunta Zahera. Son imágenes de bailarines que son parte de la historia y artífices del crecimiento de este espacio artístico universitario, al tiempo que actúan como protagonistas de este singular proyecto compartido con bailarines profesionales, docentes y estudiantes.

Las fotografías huyen de las posiciones más técnicas de la danza y los bailarines adoptan así posiciones más personales, jugando con elementos como el barro o la harina. Los escenarios son una de sus señas de identidad, con lugares impactantes y emblemáticos, como Las Médulas. Este entorno del Bierzo sirvió de escenario para tomar las fotografías del bailarín Giovanni Peixoto, que se embadurnó literalmente de barro y se «fundió» con este espacio natural en una sesión fotográfica que fue «toda una aventura». «Antes del covid era un lugar súper visitado, así que nos tuvimos que levantar a las cinco de la mañana, embadurnar al bailarín en barro, esperar a que saliese el sol, empezar con las sesiones... y a las diez, cuando ya se llenaba de gente, bajar con el bailarín lleno de barro y envuelto en un albornoz», recuerda Zahera.

Protagonistas

A estos entornos naturales se suman espacios arquitectónicos como la Igrexa da Universidade en Santiago, y otros como el propio Espazo de Danza o pasillos de las facultades.

Este compendio icónico sirvió de pilar para A Danza no Tempo, que pretende rendir un particular homenaje al trabajo desarrollado en el Espazo de Danza de la USC y a todas las personas que forman parte de su trayectoria. No están todos los que son, precisa Zahera, para luego subrayar que Rosa Acuña, Vicente Ávila, Alba Barral, Sara Domingo, Daniel Lezso, Beatriz Moraes, Juan Moredo, Amparo Novas, Giovanni Peixoto, María J. Pérez, Xiana Vilas y él mismo, son algunos de los trozos del Espazo de Danza presentes en la muestra.

De este modo, A Danza no Tempo contribuye a proyectar el carácter experimental e innovador del Espazo de Danza y acerca al espectador a este arte. «El interés por la danza está creciendo, lo hemos visto en el confinamiento, la comunicación vía streaming nos ha salvado a las familias. Además, la danza es fundamental en el desarrollo artístico de los chavales, que cada vez recurren más a ella para comunicarse», continúa Zahera.

Visitas

Por otro lado, la fotógrafa Chus Varela propone al público que acuda a visitar la exposición que se haga un selfi junto a su foto favorita de la muestra y que se la envíe para contar así con el feedback del espectador.

La exposición es una realidad gracias a la colaboración de las vicerrectorías de Igualdade, Cultura e Servizos y de Coordinación del Campus de Lugo de la USC. Se puede visitar todos los días, salvo los lunes, hasta finales de abril, de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas, de manera gratuita.

Zahera, director del Espazo de Danza: «Este espacio se ha convertido en la cantera de la danza contemporánea en Galicia»

Juan Carlos Zahera lleva 25 años al frente del Espazo de Danza, un servicio pionero en la universidad española.

—¿Hay cantera en Galicia?

—El Espazo de Danza se ha convertido en la cantera de la danza contemporánea en Galicia. Y espero que la normalidad vuelva pronto para recuperar las actividades presenciales. La verdad es que si hace 25 años me hubiesen dicho lo que iba a llegar a ser el Espazo de Danza no me lo habría creído. Yo tenía un proyecto mucho más humilde, pero hemos llegado a tener, antes del covid, dos compañías oficiales de danza contemporánea, una compañía de danza gallega, otra de danza latina y la compañía de danza Sen Vergoña, de IV Ciclo, además de ocho cursos en activo y numerosas colaboraciones y acciones sociales.

—¿En qué proyectos están trabajando actualmente?

—Ahora mismo estamos viviendo unos momentos muy complicados en la danza. Se habla mucho de la hostelería, porque es un sector que se ve muy afectado, pero la danza creo que está incluso más afectada. Solo estamos impartiendo clase, las hemos retomado, con estrictas medidas anti-covid y un máximo de diez personas por clase, después haber pasado varios meses con todo on-line. Los cursos los estamos realizando como podemos y las producciones las estamos pensando todas para el formato on-line, y con ello estamos experimentando. Por ahora no nos planteamos actuaciones presenciales, para los bailarines es muy duro trabajar con la mascarilla por el esfuerzo físico que realizan y la importancia de la respiración.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Bailarines y escenarios emblemáticos dialogan en un tributo en Lugo al Espazo de Danza