Una sentencia que condena a un Tecor provoca gran polémica entre cazadores

josé Fernández LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

óscar cela

Una jueza considera el rececho como caza colectiva pese a intervenir dos personas

26 jun 2016 . Actualizado a las 08:34 h.

La última reforma de la Ley de la Seguridad Vial establece que en los accidentes de tráfico ocasionados por el atropello de especies cinegéticas será responsable de los daños a personas o a bienes el conductor del vehículo. Ahora bien, hay salvedades: la responsabilidad pasa a ser del titular del aprovechamiento cinegético o propietario del terreno, «cuando el accidente de tráfico sea consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor llevada a cabo el mismo día o que haya concluido doce horas antes de aquél». Otra salvedad es que podrá ser responsable el titular de la vía como consecuencia de no haber reparado la valla de cerramiento en plazo o por no disponer de la señalización específica de animales sueltos.

Esta exposición de la normativa está relacionada con la gran polémica suscitada entre los cazadores después de un fallo de la Audiencia Provincial que revocó una sentencia de un juzgado de primera instancia y condenó al Tecor Río Chamoso a pagar 4.756 euros a un afectado por un percance provocado por un corzo. Y la polémica estriba en que una jueza considera la modalidad de caza de rececho como una acción colectiva, mientras que los cazadores, y también el juez de instancia, entienden que en el rececho solo intervienen un cazador y un guarda.

El juez que absolvió de responsabilidad al coto advierte que «a falta de una definición legal sobre lo que haya de entenderse por acción de caza colectiva de una especie de caza mayor» opta por considerar que la modalidad de rececho es de carácter individual, «de forma que no puede considerarse que el accidente de tráfico enjuiciado fuera consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor». Por lo tanto exime de responsabilidad al tecor.