Sor Isabel, la monja de la operación Bebé, declaró ante diez abogados

Xosé Carreira LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

La exdirectora del Hogar Madre Encarnación, saliendo ayer de su declaración en el juzgado.
La exdirectora del Hogar Madre Encarnación, saliendo ayer de su declaración en el juzgado. carlos castro

La exdirectora del Hogar Madre Encarnación negó que presionasen a las madres para que dejaran a sus hijos

06 feb 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Sor Isabel, la monja que durante varios años fue la directora del Hogar Madre Encarnación, que funciona en Lugo, declaró ayer por segunda vez en la operación Bebé. Esta vez tuvo que hacerlo en directo ante diez abogados que estuvieron presentes. En la primera ocasión lo hizo desde Andalucía y a través de videoconferencia, pero la Audiencia anuló esa declaración en su momento, junto con la de otras imputadas (ahora investigadas). Por el citado hogar pasaron al menos media docena de bebés que acabaron siendo dados en adopción, parece que sin un consentimiento claro de sus madres, que piden responsabilidades.

Alguno de los abogados presentes en el caso estima que los infantes pudieron haber recibido una atención deficiente en el citado centro de religiosas y que incluso a un bebé le podrían haber dado, supuestamente, un somnífero para que durmiera. Pero Sor Isabel, directora del centro en la época que se investiga, negó que hubiese irregularidades y destacó que la medicación era la que recetaban los médicos.

La investigada contó que fue directora del Hogar Madre Encarnación desde 2002 hasta el 2008. Dijo que los fines de la casa eran ayudar a las madres con hijos. Tenían un concierto con el servicio de Menores de la Xunta, según el cual acogían a niños y a sus madres. Muchos de los niños eran entregados por la Xunta.