¿Y si hay un tesoro en Baleira?

Las pinturas descubiertas en una cueva de Fontaneira necesitan condiciones de protección y estudio


LUGO / LA VOZ

¿Y si hay un tesoro en Baleira que hasta ahora se desconocía? ¿Qué ocurrirá si las pinturas descubiertas en una cueva de Fontaneira, de cuya aparición informaba ayer este periódico, son prehistóricas y colocan al municipio en un lugar destacado dentro del arte rupestre?

En primer lugar, parece imponerse la prudencia, según los técnicos de la Dirección Xeral de Patrimonio dela Xunta que las visitaron, antes de formular opiniones rotundas; la cautela, además, durará, ya que se asume que el proceso de estudio será largo. En segundo lugar, según las explicaciones ofrecidas por un arqueólogo que ha participado en diversas campañas en la provincia, tras la aparición de esos grabados deben de seguirse varios pasos.

¿Cuál debe ser la primera medida tras la aparición de las pinturas?

El primer paso debe ser el cierre de la cueva. Así se protegerá de visitas que puedan afectar al equilibrio de temperatura y de humedad que permitió su conservación durante tanto tiempo. Así, además, quedará a salvo de posibles daños que podrían causar los visitantes.

¿Cómo debe de iniciarse el estudio de esos elementos?

El primer paso debe ser la creación de un grupo de expertos en el que tengan presencia arqueólogos e historiadores así como el Concello de Baleira. El material hallado puede tener un valor patrimonial; pero también lo tiene, de confirmarse esa importancia, para el municipio por su capacidad para la dinamización socioeconómica de la zona.

¿Puede afrontarse alguna iniciativa en relación con la cueva en sí?

Las autoridades deben asumir la protección del recinto, y para ello resulta conveniente comprar el terreno de la cueva y del entorno: si la cueva fue usada por cazadores prehistóricos, puede que alrededor de la cueva aparezcan restos de su estancia en esa zona.

¿Cómo se puede intentar la búsqueda de otros restos prehistóricos en la cueva?

Dado que las pinturas aparecen en las paredes, en el suelo del entorno más próximo podrían guardarse restos de la industria lítica y ósea de los habitantes que ocuparon la cueva. Resulta también necesario efectuar unas excavaciones: lo que los moradores de la cueva dejaron puede ofrecer información valiosa de quiénes eran y de qué hacían.

¿Quién podría acceder a visitas al interior de la cueva?

Para no alterar las condiciones ambientales de la cueva, lo lógico, según la tendencia actual, sería mantenerla cerrada y abrirla solo a investigadores. Podría pensarse en un sistema de visitas, pero de una manera restringida, como ocurre, por ejemplo, en las cuevas de Altamira (Cantabria): ese régimen consiste en una visita a la semana para cinco personas, de 37 minutos de duración, bajo un estricto protocolo de indumentaria e iluminación y con un recorrido y tiempos de permanencia definidos para cada zona de la cueva, según se detalla en la página web del Museo de Altamira.

¿Cómo estudiar las características técnicas de las pinturas?

Parece que las pinturas fueron realizadas con ocre (óxido de hierro hidratado), que lleva como aglutinante clara de huevo, que pierde intensidad con el paso del tiempo y por efecto de la luz. Sería interesante efectuar una exploración detallada de las zonas más profundas de la cueva, puesto que en esas partes pueden estar las pinturas mejor conservadas: así ocurrió en la cueva de Tito Bustillo, descubierta en el municipio asturiano de Ribadesella a finales de los años sesenta.

¿Puede ya aceptarse sin reservas que sean pinturas prehistóricas?

Un dato permite albergar algunas dudas: están situadas cerca de la entrada de cavidad, con lo que su origen puede ser posterior. Por ello resulta imprescindible, en primer lugar, comprobar que son efectivamente prehistóricas.

¿Hay hallazgos de posible arte prehistórico que luego no lo es?

Sí. En el 2002, en la Cova do Rei Cintolo (Mondoñedo), aparecieron posibles restos de arte rupestre, aunque un informe elaborado por especialistas del Centro de Investigación de Altamira que se desplazaron al municipio atribuyó el origen a zarpazos de osos y a accidentes naturales de la cavidad.

¿Qué protección legal corresponde a unas pinturas prehistóricas?

Según el artículo 10 de la la Lei do Patrimonio Cultural de Galicia, entra los bienes de interés cultural están los yacimientos o zonas arqueológicas, entendiendo estos como «o lugar no que existen evidencias de bens mobles ou inmobles susceptibles de seren estudados con metodoloxía arqueolóxica, de interese artístico, histórico, arquitectónico, arqueolóxico, paleontolóxico, sempre que estea relacionado coa historia humana, ou antropolóxico». Las zonas arqueológicas tendrán además un entorno de protección. La solicitud de declaración de un bien de interés cultural (BIC) puede ser tramitada por la administración, pero también por una persona o por una entidad. La concesión de ese reconocimiento depende de la propia Xunta.

¿Hay cerca de Baleira pinturas que puedan ser semejantes?

El responsable de Mariña Patrimonio, Manuel Miranda, aseguró anteayer que en la Cova del Demo -en el municipio de Boal, situado en el occidente asturiano, a unos 90 kilómetros de Baleira- había unas muestras de arte rupestre que podrían considerarse similares. En esa cueva de Boal aparecieron grabados correspondientes a representaciones de personas y de animales cuyo origen se sitúa entre el 1.500 y el 1.000 antes de Cristo. La cueva, de unos 15 metros de profundidad y ocho de altura, está declarada Bien de Interés Cultural; para visitarla se requiere un permiso especial que otorga el gobierno del Principado de Asturias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

¿Y si hay un tesoro en Baleira?