Giulio Mercati: «Una catedral con dos grandes órganos que pueden tocar juntos es algo muy especial que tiene Lugo»

Miguel Cabana
miguel cabana LUGO / LA VOZ

LUGO

Alberto López

El obispo creó el cargo de responsable de eventos musicales para impulsar la música religiosa en toda la diócesis

06 sep 2021 . Actualizado a las 11:01 h.

Giulio Mercati (Saronno, Italia, 1971), es el nuevo responsable de los eventos de música sacra de la Diócesis de Lugo. Un nombramiento del obispo para impulsar la música sacra por toda la diócesis. Italiano vinculado a Lugo desde hace una década por sus relaciones familiares, es organista en Lugano (Suiza) y director artístico de un festival organizado en esa ciudad, donde hay más de cien eventos musicales al año. Enseña Historia de la Música sacra en la Facultad de Teología de Lugano y prepara su doctorado. Es licenciado en Filosofía, en órgano y en composición. Da conciertos por todo en mundo, desde Nueva York a Rusia y tiene programa completo para este año y el próximo. Sin embargo aceptó el reto del obispo de Lugo de ampliar las actividades musicales en toda la diócesis.

-¿Cómo empezó su vinculación con Lugo y con su vida musical?

-La madre de mi mujer es de Lugo, así que la primera vez que llegué, hace ya algunos años, busqué la forma de poder tocar el órgano, porque todos los días necesito ensayar y estudiar. Conocí al obispo de Lugo a través de un cura amigo suyo de su etapa de estudio en Friburgo, cerca de donde yo vivo y trabajo. Así que me ofreció una iglesia para poder tocar y estudiar cuando estuviese aquí. Y para agradecer estas facilidades, decidí conjuntamente con mi mujer -que es soprano- dar un concierto en la iglesia de A Nova. A pesar de ser en agosto, se llenó la iglesia de manera inesperada. Así que, cuando volvimos al año siguiente, decidimos empezar, como experimento, un festival de música de órgano en Lugo. Invité a algunos organistas buenos que conozco en Europa y todos se mostraron encantados de venir a Lugo; y aunque pocos la conocían, se quedaron alucinados de la belleza de este sitio.

-El festival internacional de órgano se consolidó y usted también en Lugo.

-Si. Poco después decidimos, junto con curas de aquí y el señor obispo, organizar un curso de música litúrgica, y ya llevamos cinco años impartiéndolo. Son cursos de cinco días en los que damos consejos a la gente que toca o quiere tocar habitualmente en las iglesias. Se explica impostación de voz, como acompañar los cánticos, como afrontar un repertorio litúrgico... en fin, en cinco días, tratamos de dar a los futuros organistas o directores de coro, ideas, normas y consejos. Al final del curso empezamos a organizar hace cuatro años la Noite coral, que consiste en ofrecer cuatro o cinco conciertos en las iglesias de Lugo ciudad, con un paseo de una a otra y acabando en la catedral. Así que ahora, el señor obispo me propuso ampliar estas actividades que ya venimos organizando hace algunos años, con otra propuesta que es llevar también la música sacra a otros lugares de la diócesis, y no solo a Lugo; e implicando también a las autoridades civiles y al público en general. Ya estamos estudiando varios conciertos para el próximo año.