Diego Epifanio: «Ojalá pueda volver a ayudar al Breo a luchar por sus objetivos»

Cancelada la liga, el preparador del Leche Río Breogán ya negocia con el club su continuidad en el banquillo


Epi ha vuelto a Lugo tras el confinamiento y de la decisión de la FEB de poner el punto y final a la temporada. El preparador burgalés regresó para acercar posturas sobre su renovacion en el club y decir adiós a los jugadores y los dirigentes. ¿O será solo un hasta luego? Si de él dependiera, la próxima temporada seguiría en el banquillo del Leche Río Breogán.

-Con «decepción» y «desencanto». Así acogió el club la clausura de la temporada. ¿Lo comparte?

-Hay otras competiciones que no son profesionales, como la Tercera División de fútbol, que parece que van a acabar. Y nosotros, que vivimos de esto, no. Es un poco contradictorio. Teníamos muchas ganas de hacer las cosas bien y de devolver la ilusión al breoganismo, y primero el covid-19 y después esa decisión de la FEB nos ha dejado un mal cuerpo. Teníamos muchas ganas de volver, el club ha hecho todo lo posible para que así fuera y hemos estado trabajando para llegar en las mejores condiciones posibles al reinicio de la competición. Ha sido un sinsabor.

-Lamentó Tito Díaz, el director general ,que el Breo fue uno de los clubes más perjudicados por la suspensión y la cancelación.

-Nuestro objetivo a principios de temporada era llegar en unas condiciones óptimas al último tercio de la temporada, que es cuando de verdad se deciden las cosas. Todo el trabajo de la campaña iba encaminado a eso y esta decisión no nos ha permitido postularnos como un candidato al ascenso. Nos hubiera gustado que el final fuera de otra manera.

-Su equipo era octavo. ¿Lo veía con posibilidades de ganar una plaza en la ACB en ese «play-off» que no se disputará?

-Es verdad que la liga regular decía que éramos el octavo mejor equipo, pero estábamos cuatro equipos empatados. Sin retroceder mucho en el tiempo, una jornada antes de que se suspendiera la liga fallamos una canasta fácil debajo del aro que nos hubiera puestos terceros, ya que nuestro basketaverage era mejor que del Leyma Coruña y el del Alicante. Claro que pensábamos que podíamos dar mucha guerra en la liga antes de covid-19 y después también. Veía al equipo con muchas ganas y llevábamos muchos meses esperando la hora de la verdad. También es verdad que, dadas las circunstancias, si hubiera una final a ocho iba a estar mucho más abierta.

-Decía el comunicado del club que los cambios por las lesiones habían hecho mejor al equipo. ¿Está de acuerdo?

-Cuando se suspendió la liga éramos mejores que cuando comenzó por todo el gran trabajo que había detrás. No tuvimos suerte con las lesiones, pero afortunadamente pudimos traer jugadores que a comienzos de temporada era tremendamente difícil, como es el caso de Powell. El equipo iba a más, cada uno entendía mejor lo debía hacer y el grupo humano era muy bueno. Los momentos de frustración que sufrimos a lo largo de la temporada, por las lesiones y por la irregularidad, sobre todo en el trabajo diario, conseguimos superarlos y estoy seguro de que este grupo iba a dar mucha guerra en el tramo final de la temporada.

-¿Tenía más talento este Breo que el que inició la temporada?

-Es que a todos los jugadores les tengo mucho cariño... A Brown no le dio tiempo a demostrar nada, aunque es verdad que pintaba bien. Las incorporaciones de Powell y Gavrilovic nos dieron más fuerza en el poste bajo y más garra, pero creo que el grupo ha echado mucho de menos en el día a día a Ahonen y Nogués.

-Sin ascenso ni «play-off», su renovación automática no se hace efectiva. Habrá que negociar.

-Mi contrato finaliza el 30 de junio del 2021, pero es verdad que hay un apartado que dice que en caso de que no que haya ascenso o no juguemos la final four, el club tiene la opción de cortarme. Y no se ha dado la opción de subir directamente o disputar esa final four. Sin entrar a valorar esa cláusula, porque no hemos tenido oportunidad de disputar las 10 últimas jornadas de la liga regular ni el play-off, ahora el club puede decidir. Y estoy a la espera.

  -¿Le gustaría seguir?

-Hombre claro, vamos... Pero no es una situación de supervivencia. Me he sentido muy bien, arropado tanto por la gente del club como por la afición. Que a nadie se le olvide, porque a veces el tiempo pasa muy rápido, que el Breogán se acordó de mí cuando yo estaba en mi etapa en Burgos y eso se lo tendré que agradecer siempre. Además, me siento en deuda con todos, con el club, con la afición, con el cuerpo técnico... y por eso me gustaría seguir. Ojalá pueda volver a ayudar al Breo a luchar por sus objetivos y creo que es el camino en el que íbamos.

-Avisan de que el presupuesto se reducirá ¿Aceptaría una oferta a la baja?

-Soy bastante reservado y no hablo mucho de mis cosas, pero te voy a decir algo. La primera oferta económica que me hizo el Breogán era mucho mayor que la que luego a acabé aceptando. Mis únicos requisitos eran un contrato de dos años y el supuesto contrato en la ACB. Pero lo que más me preocupaba era lo primero porque los proyectos necesitan tiempo. Hablar de dinero no es lo prioritario para mí. Desde que se canceló la liga, mis conversaciones con Tito Díaz nunca han sido de dinero, sino de proyecto, de idea de club y de lo que habíamos hecho bien y mal pensando en el futuro.

-¿Recomendaría muchos cambios en el equipo si siguiera en el banquillo del Pazo?

-Estamos es un escenario económico difícil, no solo deportivo sino para toda la sociedad. Habrá jugadores que quieran hacer un esfuerzo y otros que no lo entiendan y quieran luchar por otras cosas. Soy de la idea de que los proyectos deben de tener una continuidad y mi consejo sería mantener el mayor bloque posible, entendiendo y respetando las circunstancias de cada uno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Diego Epifanio: «Ojalá pueda volver a ayudar al Breo a luchar por sus objetivos»