Bastante más que tres puntos


Bastante más que tres puntos entraban en disputa en el encuentro disputado en el Anxo Carro, condicionado por las necesidades clasificatorias de ambos conjuntos.

Llegaba el Real Oviedo con la incógnita de la puesta en escena del nuevo entrenador, José Ángel Ziganda. Escasas modificaciones en el estilo y en el esquema de juego, con la presencia de dos delanteros, Rodri y Ortuño en el once inicial, con la posición del primero un tanto retrasada respecto a la habitual, lo que delataba sobre el terreno un 1-4-2-3-1, con las sorprendentes incorporaciones en la alineación titular de Simone Grippo, aportando contundencia en el centro de la defensa, desplazando a Christian Fernández al lateral izquierdo, en detrimento de Mossa, y de Sebas Coris, muy alejado de su nivel habitual tras el largo período de lesiones encadenadas, en la banda derecha. Una formación que no logró corregir la endeblez defensiva mostrada durante la temporada, particularmente en las acciones de estrategia defensiva.

El conjunto ovetense mejoró notablemente en la segunda mitad con la entrada en el terreno de juego de Sangalli, convirtiendo la banda derecha de los carballones en su punto más fuerte. El buen hacer y las continuas llegadas al área de la dupla Juanjo Nieto- Sangalli, constituyeron un quebradero de cabeza para el sector izquierdo de la defensa lucense, obligando al guardameta lucense Ander Cantero a lucir su mejor versión de la temporada.

Por su parte, el Club Deportivo Lugo, otorgando continuidad al once titular de la jornada anterior, a excepción de la entrada de Gerard Valentín en detrimento de Lass Bangoura. Mucho más intenso en la primera mitad, especialmente en la disputa de balones divididos, muy buena actitud en los duelos individuales y una enorme efectividad en el dominio del juego aéreo en ambas áreas.

Una intensidad que no tuvo su continuidad en el inicio de la segunda mitad, coincidiendo con el mejor momento de juego de los ovetenses y en el que, en algunos sectores del terreno de juego, la actitud y la concentración eran muy mejorables. Con el partido convertido en un auténtico correcalles de ida y vuelta, con continuas interrupciones por acciones susceptibles de amonestación, el técnico local acertó plenamente al introducir a Carlos Pita en el terreno de juego, tras el excelente trabajo realizado por el sustituido ya amonestado Jaime Seoane, para incrustarse en el centro de la defensa, generar la superioridad numérica en el sector del terreno de juego más frágil, tras las modificaciones introducidas por los ovetenses, y aportar la pausa al juego que el momento del encuentro requería.

Encuentro dirigido de forma brillante por el balear Varón Aceitón en un encuentro exigente desde el aspecto disciplinario derivado del excesivo ímpetu mostrado por algunos jugadores en determinadas acciones.

Segunda victoria consecutiva, segunda jornada con la portería a cero, tres puntos más el golaveraje en el casillero de puntos y resaltar la sensación de solidez mostrada ante un rival directo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Bastante más que tres puntos