Kabasele, en compás de espera

El jugador del Breogán cedido al Canoe sigue sin visado para EEUU


lugo

El trasvase del jugador Hervé Kabasele del Breogán a la Dg-League puede demorarse un tiempo o incluso no llegar a producirse porque aún no tiene el visado para entrar en Estados Unidos; y en estos momentos la administración Trump se lo está poniendo difícil a todas las personas que no sean europeas o australianas. Por tanto, en el caso de Kabasele, natural de la República Democrática del Congo, la operación tiene sus complicaciones. Su representante lleva varios días esperando a que le concedan el visado de entrada, y mientras tanto, los trámites están parados a la espera del permiso. De hecho, el Breogán pidió al Canoe que le diese la carta de libertad al jugador para poder realizar el trasvase, pero en vista de la falta de visado, fue retrasando el envío de la documentación y finalmente el club lucense pidió que por el momento el jugador siga en la disciplina del Canoe.

Pero la estancia de Kabasele en el Canoe tiene fecha de caducidad: doce días. El próximo dos de febrero termina el plazo para el intercambio del jugador acordado entre Breogán y Canoe. En caso de que los lucenses decidiesen repescar al pívot, el club madrileño tendría tiempo de incorporar a un sustituto durante todo el mes de febrero, que es cuando vence el plazo para el intercambio de jugadores entre clubes.

Por tanto, a partir del dos de febrero, si Kabasele no consigue entrar en Estados Unidos, tendría que volver al Breogán o ser definitivamente cedido hasta final de temporada al Canoe.

El club madrileño que entrena Miguel Ángel Aranzábal ya había dado su visto bueno para liberar al jugador en días pasados, pero como finalmente aparecieron los problemas del visado y las dudas, aceptó la petición de Tito Díaz de mantenerlo en las filas del club madrileño por el momento.

Por otra parte, el Canoe también tiene un compromiso con el agente del jugador y probablemente no lo pondrá a jugar mientras duren los trámites para su trasvase, para evitar que pueda lesionarse y se frustre la operación con Estados Unidos.

Para el Canoe ha sido una mala noticia la posible marcha del jugador congoleño de 23 años y 2.08 de estatura, porque después de casi un año de recuperación de una rotura en su rodilla, ahora tenía posibilidades de volver a jugar en el Canoe, aunque probablemente aún tenga que seguir mejorando su forma física y no esté al cien por cien de su potencial. Por el momento ya lleva jugados los últimos 15 partidos -solo se perdió tres- y consiguió un promedio de 8 puntos 6,7 rebotes.

Su futuro en Estados Unidos

En caso de que consiga el visado y se marche, podría ir a cualquiera de los equipos que integran la DG League. Todos los equipos de la NBA tienen conjuntos representativos en esta competición exceptuando dos: Portland y Denver. Por tanto, podría ir a cualquiera de los 28 equipos de la DG League o liga de desarrollo.

¿Obtendría el Breogán algún retorno económico por esta aventura de Kabasele en caso de producirse en tiempo? Aun no está claro, pero tal como se han sucedido los acontecimientos, la sensación es que en el club están contentos al menos con quitarse de encima un jugador que, lastrado por una grave lesión, tuvo que buscar minutos en Madrid. Este movimiento deja algunas dudas. ¿Por qué el Breogán guarda silencio y no comunica nada y es el Canoe quien saca a la luz esta operación. Algo no cuadra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Kabasele, en compás de espera