La esquina del perfume se reconvierte en centro de cocinas de diseño

Uno de los bajos más codiciados de Ramón Ferreiro retoma la actividad con un nuevo negocio


lugo / la voz

Quienes controlan de cuestiones inmobiliarias dicen que es la esquina más golosa de Ramón Ferreiro. Está en el bajo del inmueble número 1 de la citada calle, en la confluencia con Salvador de Madariaga. En los últimos años fue la esquina del perfume y dentro de una de las semanas pasará a tener un centro de cocinas de diseño. No hay constancia de que esta avenida, una de las pocas de la ciudad y de España que tiene más de la mitad de su trayecto sin apenas negocios, tuviese en toda su historia un local dedicado a la venta de cocinas.

El nuevo establecimiento venderá cocinas de la empresa gallega Santos, que tiene su base en Santiago y que cuenta con distribuidores en diferentes lugares de España, en Kuwait y también en Portugal. La firma tuvo sus inicios en la pequeña carpintería de Juan Santos Barral, cercana a Santiago, que a principios de los años veinte daba trabajo a cuatro personas. Con los años fue evolucionando y hoy es referencia en el sector.

Antes de este negocio que ahora llega, el local fue una tienda de la cadena lucense Arenal. Estaba dedicada básicamente a la venta de productos de perfumería y también, en menor escala, de aseo y productos de limpieza para el hogar. El negocio estuvo abierto durante alrededor de veinte años, pero hace dos fue cerrado para pasar a ser asumido por otros establecimientos de la destacada empresa lucense, con puntos de venta en numerosas ciudades españolas.

La famosa esquina es recordada por un buen número de lucenses porque en ella es ubicó la Autoescuela Europa, una de las primeras que abrió en la capital lucense, actualmente la decana y es, además, de las más antiguas de la comunidad, con más de 54 años en el sector.

En las paredes del bajo aún sobreviven las señales de tráfico pintadas sobre una pared que servía de encerado para que los alumnos pudieran conocer la señalización en las clases para la obtención del carné.

Más de quince mil alumnos pasaron por el establecimiento

Por los bajos de la esquina de Ramón Ferreiro, cuando funcionó como autoescuela, pasaron por lo menos 15.000 alumnos. Juan Taboada, el responsable actual de la Autoescuela Europa, recuerda que en los 54 años que llevan funcionando formaron a unas 30.000 personas.

Taboada destaca que el negocio lo abrió su padre en compañía de Noberto Rodríguez. La primera academia la montaron en lo que era la calle Ruiz de Alda, actualmente Luis Cordeiro. Allí estuvieron desde 1965 a 1970. Desde este último año hasta 1998, el centro de conducción funcionó en la esquina de Ramón Ferreiro y ahora está en Doutor Fléming.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La esquina del perfume se reconvierte en centro de cocinas de diseño