Una gran senda por el Navia, una gran oportunidad

Presentan al Gobierno un proyecto de 400 kilómetros de ruta entre O Cebreiro y el Mar Cantábrico


lugo / la voz

La Diputación de Lugo y el Principado de Asturias (con el apoyo de dos federaciones de senderismo y montaña, once asociaciones culturales y deportivas y una fundación cultural) presentaron hace una semana en Madrid, en el al Ministerio de Medio Ambiente, el anteproyecto para la Gran Senda del Navia n el que exponen de manera concisa y clara por qué sería necesario apoyar esta ruta. Los promotores de la iniciativa creen que la senda podría ser subvencionable a través del programa Caminos Naturales. Estas son algunas de las claves que defienden para un plan que tendría un coste estimado de 4,2 millones de euros.

 un oportunidad social

Economía contra el envejecimiento. La senda que se propone tendría alrededor de unos 428 kilómetros de recorrido cerca del río Navia, que son 143 kilómetros, desde el nacimiento del río cerca de O Cebreiro hasta la desembocadura en el Mar Cantábrico. Son cuatro comarcas, 16 municipios y unos 33.000 habitantes. «Sin embargo, estas comarcas experimentan con especial dureza la quiebra del modelo económico agrario tradicional, cuyas consecuencias más graves son el envejecimiento de la población y la dinámica demográfica regresiva. De ahí la necesidad de proyectos territoriales que, aprovechando los recursos endógenos, sean capaces de generar nuevas actividades económicas y oportunidades de empleo para las poblaciones locales», señala el anteproyecto como clave para el desarrollo local de los municipios

 potencialidades

Conexión con tres Caminos de Santiago y dos autovías. La creación de una senda cicloturista y senderista por el entorno del Navia disfruta de una serie de singularidades que la harían atractiva. De entrada, la riqueza patrimonial y natural que hay en los 16 municipios. También destacan que hay más afición al senderismo y se demandan recorrido señalizados, en buenas condiciones y con un discurso cultural y natural. Los promotores de la senda también quieren destacar que se trata «de una oportunidad de poner en práctica un proyecto innovador y sin precedentes, basado en la cooperación entre los municipios y las comunidades autónomas vinculadas». Otro aspecto singular y que reforzaría la apuesta por la Gran Senda del Navia es que su trazado conecta con los tres principales caminos de Santiago: en O Cebreiro con el Francés («recorrido consolidado y maduro), en Allande-Salime con el Primitivo («el de mayor calidad paisajística») y en Navia-Coaña con el Norte («trayecto en crecimiento»). Los tres son Patrimonio de la Humanidad. El anteproyecto resalta que la experiencia económica de los citados caminos (albergues, turismo rural, restaurantes, empresas de guías, servicios...) sería un modelo válido para el Navia. E, incluso, recuerdan que tanto el inicio como el final están conectados con dos autovías (A-6 y A-8) que permiten la accesibilidad y facilita el transporte público.

 criterios para el camino

Aprovechar lo existente y consenso vecinal. Los promotores de la senda apuntan que los tres grandes aprovechamientos hidroeléctricos del río (Arbón, Doiras y Salime) anegaron las vegas fértiles del río y borraron la red de caminos tradicionales y sus vados, alterando radicalmente su paisaje. Para la apertura de un gran recorrido que tenga al río Navia como argumento e hilo conductor proponen aprovechar los caminos tradicionales existentes, vinculados a la actividad agraria y forestal, recuperando aquellos que hayan caído en desuso y recurrir a los tramos de carretera solo cuando no haya otra alternativa, minimizando el impacto paisajístico. También proponen enlazar las áreas y elementos del patrimonio natural, arquitectónico y etnográfico, y procurar perspectivas del valle inéditas. Para conseguir ahorro de costes, proponen «aplicar la mayor racionalidad, eficiencia y durabilidad en el proyecto de la señalización y las pequeñas infraestructuras asociadas, reduciendo al mínimo los costes de construcción y mantenimiento».

Los impulsores de la senda quieren implicar a las comunidades vecinales locales en la elección del trazado, la identificación de los elementos de interés y en la gestión y la conservación de la senda, así como su interpretación a los visitantes. Y, a la hora de diseñar la ruta, quieren que esta permita «la creación de pequeños negocios locales para la prestación de servicios de alojamiento, hostelería e interpretación de paisajes». Por este motivo, quieren que la senda pase por la mayor cantidad posible de aldeas y pueblos. Además, entre los criterios que exponen destacan que pase lo más cerca posible del río Navia y con los mínimos desniveles posibles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Una gran senda por el Navia, una gran oportunidad