El tuneado solo aumenta el precio


Este es un buen momento para las gaitas, tanto por el número de músicos profesionales y aficionados como por el nivel de los primeros. Estos últimos días en su obradoiro estuvieron trabajando en un puntero de llaves que utilizará Cristina Pato para grabar con una orquesta en Estados Unidos. También hay un buen mercado semiprofesional y otro amateur, integrado por jubilados o gente que va a clases por diversión.

Se puede comprar una gaita por 1.000 euros y por 1.600 se consigue una musicalmente inmejorable. El proceso de elaboración dura más, pero en horas de trabajo tarda una semana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El tuneado solo aumenta el precio