Una historia esculpida en la pared

Varios edificios y muros de la capital muestran cuál fue la evolución de las armas de Lugo en unos diseños muy similares a la propuesta que se votará mañana en pleno


Parece que lleva toda la vida ondeando en la bandera del Concello, pero no es así. Las auténticas armas de Lugo están impresas en la piedra de algunos de los muros de la capital. Sobre la fuente de Porta Miñá (expuesto en la actualidad en el Museo Provincial), en la porta de San Pedro, en las esquinas del Concello... Son muchos los rincones en los que aparecen imágenes del escudo original, que el Concello quiere recuperar. Para ello, el pleno municipal votará mañana una propuesta elaborada por el investigador y experto en heráldica Eduardo Pardo de Guevara, a quien el Concello encargó un estudio sobre el origen y la evolución de las armas de la ciudad, después de que la Xunta obligara a legalizar los símbolos de todas las localidades.

El escudo que representa a Lugo en este momento se aprobó en la dictadura y nunca llegó a ser oficial, por lo que, antes de decidir si se legalizaba o no el modelo franquista, el Concello decidió consultar con un experto. «En el escudo actual está todo mal -explicó a este periódico Pardo de Guevara, como conclusión- Cualquiera que sepa de heráldica ve que está mal dibujado: la corona es muy fea; la forma intenta imitar el estilo del siglo XIX, pero mal hecho; la cartela es de gusto desafortunado y los leones no son heráldicos».

Tanto PP como BNG están de acuerdo con el cambio y la propuesta formulada, que ha estudiado el historiador Adolfo de Abel Vilela. «Me parece muy correcto y muy bonito, sobre todo el diseño escogido para la bandera, que recoge el diseño de la Porta de San Pedro», declaró.

De Castilla

Pero, ¿cuál es el motivo de que el nuevo escudo de la capital tenga dos leones y un castillo tan similares a los de Castilla y León? Pardo de Guevara explica en su estudio que el elemento más antiguo del escudo es el cáliz (ya aparecía en el siglo XVI), al que luego se le añadieron la torre y los leones. Sobre la incorporación de la torre, hay quien dice que es una una alusión al antiguo castillo de Lugo, o a la torre Augusta. Después, hay otra teoría que asegura que representa a la Muralla, mientras que los leones son un símbolo defensivo: desde una muestra de las defensas de los derechos públicos hasta quienes opinan que muestra «el valor de los lucenses».

En cambio, Pardo de Guevara considera que la opción más probable es que la incorporación de los leones y la torre se debe a la presencia en Lugo de un conde de Castilla llamado Pedro de Trastámara.

En cualquier caso, estos tres símbolos son los más antiguos, tal y como lo muestra el escudo que se encontraba antiguamente sobre la fuente de Porta Miñá y que ahora está en la entrada del Museo, justo encima de la puerta para acceder al refectorio. De Guevara narra en As armas da cidade de Lugo que se añadieron en el siglo XVII. Una explicación puede estar en el sagrario de la catedral de Lugo, donde aparecen dos ángeles adoradores sosteniendo el templete con el copón; y otra, en la llamada torre del reloj, donde también aparecen los ángeles. En los escudos esculpidos en el Concello y en la puerta de San Pedro, ya están. Por último, se añadió la divisa Hoc hic mysterium firmiter profitemur, alusiva al Santísimo Sacramento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Una historia esculpida en la pared