Adiós a unas piedras centenarias

La calle de la Cruz era de las últimas con un pavimento de grandes piezas de granito Según el criterio de algún experto, pudieron haber sido colocadas hace unos dos siglos


lugo

Las reformas en las calles del casco histórico tienen su parte negativa, que es la pérdida del paisaje urbano tradicional. Las que están siendo efectuadas en la de la Cruz actualmente acaban con uno de los últimos pavimentos de canterías de gran tamaño que quedaban en la ciudad. Poco a poco fueron desapareciendo las de otros viales del centro, y a partir de ahora sólo quedarán las de parte de la plaza de Santa María y Obispo Basulto, aunque más recientes.A pesar de que ni en el Concello ni algunos estudiosos tienen constancia de la antigüedad exacta del pavimento de granito de la calle de la Cruz, puede remontarse a los siglos XVIII o XIX, según señala el historiador Adolfo de Abel Vilela. En el XVIII fue cuando se realizaron importantes reformas en esa parte de la ciudad y las piedras que tenía hasta ahora la calle eran similares a las que conserva el suelo de los soportales de la plaza do Campo. El nuevo pavimento de la calle también será de piedra de granito, en piezas de diez centímetros de grosor, que es mayor del habitual. Según afirmó el concejal de Obras, José Piñeiro, el firme mantendrá un aspecto antiguo ya que las nuevas pizarras estarán labradas simulando el estilo tradicional. El edil aseguró que descartaron reponer las gruesas piedras que tenía la calle porque, además de las dificultades para adaptarlas de nuevo, sobre todo en zonas de registros, muchas ya no eran las originarias porque fueron sustituidas a medida que se hacían registros y obras. Dijo que otras era imposible sacarlas sin romperlas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Adiós a unas piedras centenarias