Nuestros hombres en las obras

La seis El callejero está surtido de políticos y empresarios con raíces gallegas que tuvieron responsabilidades en infraestructuras, pero las obras nunca llegaron a tiempo a Lugo


La molienda electoral es hoy casi igual en sus propuestas lucenses a la de hace un cuarto de siglo, seguramente mucho más antigua. En los mítines y actos de campaña de antaño se hablaba del déficit de infraestructuras, de las muchas carreteras y ferrocarriles que faltaban y siguen sin aparecer, de mejorar las condiciones de vida y la renta de nuestros agricultores, de la política fiscal, de más viales y suelo industrial. De los caciques y el clientelismo.Hoy vamos por idéntico camino y junto a nuevos oradores políticos como Antón Bao , el nacionalista que pide a sus correligionarios que hagan campaña hasta en los ascensores, repasamos las historias de prohombres metidos de viejo en aquellas zarandajas de la política para el que la trabaja. El Clube Cultural Valle Inclán va a recordar en una serie de conferencias a algunas figuras preclaras (se decía entonces laudatoriamente) como Manuel Becerra Bermúdez . El matemático y político decimonónico nacido en Castro de Rei, sobre el que esta tarde hablará Luis Rodríguez , ejerció de revolucionario y llegó a ministro de Fomento hasta pasar a la deprimente cartera de asuntos de Ultramar, ya con Sagasta . Es decir, anduvo en la Guatemala de las carreteras y puertos para meterse en Guatepeor . Adolfo de Abel Vilela , hoy profesor y conferenciante pero antes político en aquella Coalición Democrática en la que el alcalde Gerardo Pardo de Vera también iba para senador, hablará en este serial del Conde de Pallares , el de los ferrocarriles, o más concretamente, del ferrocarril que hoy tiene Lugo. Podrían seguir con González Besada , con Abel Caballero , Emilio García Gallego (ex gerente del GIF, de Verín) por ejemplo. No están mal estos programas, a ver si alguna vez aprendemos algo de la historia. Se supone que el faraónico proyecto de puerto exterior de A Coruña servirá en lo comercial y también para hacer frente a catástrofes como la del Prestige . Nunca Máis. Francisco Vázquez sí que ha sacado a Álvarez Cascos las esencias de Fomento, y no las migajas con polémica que nos han servido en Lugo capital. Alguien debería hacer balance de la influencia de los grandes empresarios y políticos gallegos en nuestra historia viaria. Ya puestos, pueden seguir con Fraga y Cacharro Un apunte reciente, el presidente de Ferrovial, Rafael del Pino Calvo-Sotelo , es según la revista Forbes , el segundo español más rico, por detrás de Amancio Ortega , con una fortuna personal de 3.000 millones de euros. Y la ha conseguido, dicen, construyendo carreteras y ferrocarriles. Otro pariente con ascendiente ribadense, Víctor Calvo-Sotelo , fue subsecretario del Ministerio de Fomento, antes de ser nombrado presidente de Correos. El betanceiro José Manuel Loureda Mantiñán , que se ha hecho de oro con Sacyr-Vallehermoso y se ha hecho además con la Empresa Nacional de Autopistas, algo tendrán que decir en todo esto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Nuestros hombres en las obras