Un castro protegido por centenares de cuchillas de piedra

Ponen al descubierto el sistema defensivo del antiguo poblado de Vilamor do Courel, oculto en gran parte por la maleza

.

quiroga / la voz

Por primera vez en muchos años, ahora es posible ver con facilidad una buena parte de las ruinas del castro de Vilamor -también conocido como Pena do Castro-, situado en las cercanías de la localidad del mismo nombre, en el municipio de Folgoso do Courel. Bajo la dirección del arqueólogo Iván Álvarez Merayo, los voluntarios de un campo juvenil de trabajo financiado por la Dirección Xeral de Xuventude retiraron la maleza que ocultaba los restos del antiguo asentamiento y pusieron al descubierto su complejo sistema defensivo. El recinto central del castro está protegido por cuatro fosos entre los que se intercalan otras tantas franjas de terreno cubiertas de lajas de pizarra hincadas en el suelo. «É un conxunto impresionante, do mellor que teño visto», señala Iván Álvarez.

Según las estimaciones del arqueólogo, hoy se conservan cerca de las tres cuartas partes de las defensas construidas con piedras hincadas. «É unha pena, pero hai uns anos destrozáronse en parte as que protexían a zona oeste do castro, a causa duns traballos con bulldozer que se fixeron nesa parte do monte», comenta. La fortificación comprende además una serie de muros de notable anchura. Hasta que se llevaron a cabo los trabajos del desbroce solo se podía apreciar una pequeña parte de estas estructuras.

El Ayuntamiento de Folgoso do Courel tiene previsto señalizar el asentamiento para hacerlo más accesible a las visitas turísticas de cara a la temporada de otoño, aunque el recinto todavía no fue limpiado de maleza en su totalidad. «Para o ano que vén intentaremos conseguir outro campo de traballo para continuar con ese labor de limpeza, pero queremos que se vexa o que se puxo ao descuberto ata agora», apunta la alcaldesa Dolores Castro.

Precedentes

La señalización del asentamiento de Vilamor, indica por otro lado la regidora, se realizará al mismo tiempo que la del castro de Seceda, que también fue limpiado de maleza a finales del pasado año. Unos meses antes, en octubre del 2017, se desbrozó el castro de Vilar, que ya fue dotado de paneles interpretativos.

Los responsables municipales consideran que el castro de Vilamor puede resultar especialmente atractivo para las visitas turísticas, dada la espectacularidad de sus defensas y la cercanía a la localidad que le da nombre. «Ademais pode accederse ao lugar con moita facilidade, porque está moi perto da estrada que pasa por Vilamor», añade la alcaldesa, quien señala además la espectacularidad del paisaje del valle del Lor que divisa desde de castro.

Los castros de Vilamor, Seceda y Vilar forman parte de una red de asentamientos directamente relacionados con las minas de oro que fueron explotadas en la sierra de O Courel en tiempos del imperio romano. A este sistema también pertenecía el castro de A Torre, el primero de este territorio que fue acondicionado para recibir visitas y hasta ahora el único en el que se realizaron sondeos arqueológicos. Estas antiguas poblaciones empezaron a ser estudiadas e inventariadas entre 1977 y 1979. Un equipo de investigadores dirigido por Francisco Javier Sánchez-Palencia y José María Luzón Nogué catalogó por entonces un total de veinticuatro castros repartidos por diferentes puntos de la sierra, además de siete explotaciones mineras.

Una jornada divulgativa sobre el parque geológico

Al igual que los demás castros minero de la sierra de O Courel, el de Vilamor fue catalogado entre los bienes relacionados con el patrimonio geológico de la comarca de Quiroga, susceptibles de integrarse en el proyectado geoparque Montañas do Courel.

La asociación de municipios que promueve el el proyecto de creación del parque geológico organizará el próximo lunes una jornada de divulgación de este patrimonio, que se desarrollará en la Casa de Cultura de Quiroga. A partir de las 20.00 horas habrá conferencias a cargo de los geólogos Enrique Díaz Martínez y Daniel Ballesteros, y se presentará el libro Las montañas de O Courel: una geología muy humana. Habrá además una cata de vinos con comentarios relacionados con la geología. Hay un límite de cincuenta plazas y para participar es preciso realizar una inscripción previa en el correo grupogdr8@yahoo.es o en el teléfono 609 814 295.

 

Tras los sondeos realizados en el castro de A Torre, en la década de 1990, ningún otro antiguo asentamiento de O Courel fue objeto de excavaciones arqueológicas. «Sería moi interesante que se escavase polo menos un castro do municipio -apunta la alcaldesa-, pero un proxecto así queda fóra das posibilides económicas e tería que ser Patrimonio quen se fixese cargo». A la derecha, un aspecto de las murallas del castro de Vilamor

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Comentarios

Un castro protegido por centenares de cuchillas de piedra