Un castro protegido por centenares de cuchillas de piedra

Francisco Albo
francisco albo QUIROGA / LA VOZ

LEMOS

IVÁN ÁLVAREZ MERAYO

Ponen al descubierto el sistema defensivo del antiguo poblado de Vilamor do Courel, oculto en gran parte por la maleza

17 ago 2018 . Actualizado a las 13:31 h.

Por primera vez en muchos años, ahora es posible ver con facilidad una buena parte de las ruinas del castro de Vilamor -también conocido como Pena do Castro-, situado en las cercanías de la localidad del mismo nombre, en el municipio de Folgoso do Courel. Bajo la dirección del arqueólogo Iván Álvarez Merayo, los voluntarios de un campo juvenil de trabajo financiado por la Dirección Xeral de Xuventude retiraron la maleza que ocultaba los restos del antiguo asentamiento y pusieron al descubierto su complejo sistema defensivo. El recinto central del castro está protegido por cuatro fosos entre los que se intercalan otras tantas franjas de terreno cubiertas de lajas de pizarra hincadas en el suelo. «É un conxunto impresionante, do mellor que teño visto», señala Iván Álvarez.

Según las estimaciones del arqueólogo, hoy se conservan cerca de las tres cuartas partes de las defensas construidas con piedras hincadas. «É unha pena, pero hai uns anos destrozáronse en parte as que protexían a zona oeste do castro, a causa duns traballos con bulldozer que se fixeron nesa parte do monte», comenta. La fortificación comprende además una serie de muros de notable anchura. Hasta que se llevaron a cabo los trabajos del desbroce solo se podía apreciar una pequeña parte de estas estructuras.

El Ayuntamiento de Folgoso do Courel tiene previsto señalizar el asentamiento para hacerlo más accesible a las visitas turísticas de cara a la temporada de otoño, aunque el recinto todavía no fue limpiado de maleza en su totalidad. «Para o ano que vén intentaremos conseguir outro campo de traballo para continuar con ese labor de limpeza, pero queremos que se vexa o que se puxo ao descuberto ata agora», apunta la alcaldesa Dolores Castro.