La cueva de Arcoia, en peligro por las visitas incontroladas

Personas desconocidas agrandaron sin permiso el acceso a la gruta, que el Concello de O Courel pretende cerrar con una verja


quiroga / la voz

El Ayuntamiento de Folgoso do Courel pedirá permiso a la Dirección Xeral do Patrimonio Natural para instalar un cierre en la entrada de la cueva de Arcoia y regular las visitas a esta cavidad natural, una de las más notables de la sierra y de toda Galicia. La alcaldesa Dolores Castro considera que la medida es necesaria para prevenir posibles daños, ya que la gruta está recibiendo cada vez más visitantes y en la actualidad no cuenta con ningún tipo de vigilancia, a pesar de que está prohibido entrar sin permiso previo a cualquier cavidad natural situada en los territorios de la Red Natura.

La regidora señala que varios espeleólogos han avisado al Ayuntamiento de que en tiempos recientes alguien agrandó un hueco que permite acceder a las salas interiores de la gruta. Este punto se encuentra a una distancia de entre treinta y cuarenta metros de la boca exterior de la cueva y consiste en un paso estrecho que en un momento indeterminado quedó bloqueado por un derrumbe. En la década de 1970, un grupo de espeleólogos retiró algunas piedras, dejando un espacio suficiente para pasar. «Non se sabe quen agrandou esa entrada sen pedir permiso ningún e iso é un indicio de que a cova está recibindo visitas incontroladas e de que hai un risco que se produzan danos», explica Dolores Castro.

Los espeleólogos también señalan que los suelos del interior de la cavidad muestran señales de estar siendo pisados por numerosas personas. «Ante esta situación, cremos que o mellor é colocar unha porta e que nós teñamos a chave para que ninguén poida entrar de forma descontrolada», añade la alcaldesa.

Formaciones frágiles

Guillermo Díaz Aira, coordinador del albergue turístico de Quiroga, es una de las personas que advirtieron al Ayuntamiento sobre el riesgo que corre la cueva, que encierra numerosas formaciones calizas -estalactitas, estalagmitas y coladas, entre otras- de gran fragilidad. «Hoxe en día Arcoia está sendo moi frecuentada, nalgúns casos por grupos guiados por empresas de turismo activo, pero tamén por xente sobre a que non hai ningún control», señala. «Pechar a entrada é unha boa idea porque se non se toma ningunha medida a cova pode acabar sufrindo danos irreparables, ben por visitantes descoidados ou ben por vandalismo», agrega. Díaz menciona el caso de la cueva de Santalla de Lóuzara -en el vecino municipio de Samos-, donde se llegaron a cortar estalagmitas y a ensuciar las paredes de roca con pintadas antes de que la entrada fuese protegida con una verja con cerradura. «En Arcoia aínda non pasou nada parecido, pero habería que implantar algún control para impedir que algo así chegue a suceder», opina.

En caso de obtener el permiso de Patrimonio Natural para cerrar la cueva, el Ayuntamiento pretende organizar visitas guiadas y establecer cupos para que no entre un número excesivo de personas de cada vez. Estas visitas, según apunta la alcaldesa, podrían formar parte de las actividades del centro de interpretación de las grutas calizas de la sierra que se está habilitando en el edificio de la antigua escuela de la parroquia de Meiraos. Este centro, que empezará a funcionar antes del verano, se ha creado con la intención del integrarlo en el proyectado geoparque Montañas do Courel.

Un lugar de gran interés para la geología y la paleontología

La entrada de la cueva de Arcoia se encuentra en las cercanías de la aldea de Céramo, en terrenos de propiedad comunal pertenecientes a la parroquia de Visuña. En opinión de muchos espeleólogos y aficionados, es la cavidad natural más espectacular no solo de la sierra de O Courel -donde se conocen en torno a una treintena-, sino también de toda Galicia.

Además de contener numerosos espeleotemas o formaciones calcáreas, la cueva también presenta un singular valor desde el punto de vista de la paleontología. En su interior se descubrieron en diferentes momentos restos de osos pardos de miles de años de antigüedad y también del extinto oso de las cavernas. Estos fósiles fueron estudiados por científicos del Instituto Universitario de Xeoloxía de A Coruña. La cavidad está aún lejos de haber sido investigada a fondo en este aspecto.

 

Cavidades menos vulnerables

Las cuevas de Buraca das Choias y Ceza son las más conocidas y visitadas de la sierra de O Courel junto con la de Arcoia. En opinión de Guillermo Díaz y otros aficionados, estas otras cavidades son más adecuadas para concentrar las visitas turísticas, ya que carecen de formaciones calizas complejas y son menos vulnerables a los daños. Por ello no requerirían unos controles tan estrictos como la de Arcoia para garantizar su conservación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La cueva de Arcoia, en peligro por las visitas incontroladas