Y los libros salieron a la calle


Decía Cervantes que el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho. Puede parecer una obviedad, pero si lo piensan un poco no lo es. Leer sin reflexionar sobre lo que leemos suele resultar una ocupación inútil. Precisamente ayer, 23 de abril, se celebraba el Día Internacional del Libro por la coincidencia en esa fecha, pero de 1616, de la muerte de Cervantes, Shakespeare y Garcilaso de la Vega . Bueno realmente no fue el mismo día, ya que la fecha de Shakespeare corresponde al calendario juliano. Con motivo de tal celebración bibliotecas y centros de enseñanza de toda la zona sur celebraron la Diada de Sant Jordi, que es como se conoce en Cataluña, lugar en el que esta celebración tiene gran arraigo. Para todos los gustos. Las actividades ideadas para festejar este día fueron de lo mas variadas. El instituto Daviña Rey de Monforte homenajeó al recientemente fallecido Miguel Delibes . La biblioteca del centro organizó una sesión de lectura en la que alumnos del centro leyeron fragmentos de una de las obras más conocidas del autor, El príncipe destronado . La lectura se realizó en latín, griego, alemán, portugués, italiano, inglés y, cómo no, en gallego y castellano. Todos los asistentes al acto fueron agasajados con una rosa, un gesto típico de la Diada de Sant Jordi. Los alumnos del IES Río Cabe salieron a la calle para celebrar este día. Organizaron una cadena humana que partiendo de la biblioteca del centro terminaría a los pies de la Torre del Homenaje, en lo alto del monte de San Vicente. Allí los 250 participantes en esta actividad -entre profesores y alumnos- recibieron de un amigo invisible un regalo, que no podía ser otro que un libro. En Pantón, los alumnos de la escuela infantil y los más pequeños del colegio Monte Baliño visitaron por primera vez la biblioteca municipal de Ferreira y escucharon los cuentos que el personal de los centros educativos se animó a contar. En Sober, con la premisa de animar a la lectura a pequeños y mayores ayer organizaron la actividad «As pegadas dos nosos libros» durante la cual los participantes creaban plantillas -con forma de pie- en las que debían escribir el título de cualquier lectura que les resultase gratificante y explicar el porqué. Esas plantillas marcarán el próximo 7 de mayo el camino a seguir para llegar a la biblioteca desde la plaza del Ayuntamiento. Durante toda la jornada, estuvo colocado un puesto en la entrada del centro sociocultural del que cualquier vecino pudo elegir un libro y llevárselo. En la Casa de Cultura de Chantada hizo parada «A bruxiña sen vasoira». Una bruja que recorre el mundo buscando su escoba y su sombrero perdidos. Para conseguir los poderes necesarios tiene que contar un montón de cuentos en cada uno de los lugares en los que va haciendo paradas. Los Hermanos Grimm, Perrault, Andersen y cuentos populares y de creación propia, sirvieron a esta bruja para recuperar energías y poder así seguir su camino.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Y los libros salieron a la calle