Maniobra de Heimlich: «Si el paciente está consciente tenemos tiempo, lo más importante es no ponerse nervioso»

Uxía Rodríguez Diez
Uxía Rodríguez LA VOZ DE LA SALUD

EL BOTIQUÍN

La maniobra de Heimlich es una técnica para expulsar un objeto extraño que obstruye las vías respiratorias.
La maniobra de Heimlich es una técnica para expulsar un objeto extraño que obstruye las vías respiratorias.

Ante un atragamiento severo en el que el paciente muestre de manera clara su incapacidad para respirar, seguir unos sencillos pasos puede suponer salvar la vida de esa persona

18 ene 2023 . Actualizado a las 18:28 h.

Una persona se atraganta y tú lo ves, ¿qué podrías hacer? La respuesta es salvarle la vida. Saber actuar ante un atragantamiento es, literalmente, una cuestión de vida o muerte. Cada año mueren en España más de 2.000 personas debido a la asfixia por atragantamiento, es la tercera causa de muerte no natural en nuestro país, solo por detrás de los suicidios y las caídas; por delante de los accidentes de tráfico.

La historia de la camarera Iria Taboada es un buen ejemplo de la importancia de conocer la maniobra de Heimlich. Ella logró salvar la vida de Taciana Díaz cuando esta se atragantó en el restaurante coruñés A Mundiña.

Cuando un cuerpo extraño (sólido o líquido) pasa a la vía aérea, el organismo reacciona rápidamente e intenta expulsarlo con la tos. Es lo que generalmente llamamos «atragantamiento». En ocasiones, un objeto sólido (generalmente trozos de alimentos, frutos secos, globos, secreciones, etc.) entra en la vía aérea y la obstruye, impidiendo la entrada y salida del aire, y produciendo asfixia. Si esta situación de obstrucción de la vía aérea no se resuelve inmediatamente, la persona acabará sufriendo una parada cardiorrespiratoria.

Lo que NO se debe hacer

Dejar al alcance de los niños objetos peligrosos: la prevención es la mejor medida contra los atragantamientos. Los juguetes deben seguir las normas de seguridad; los globos tienen un riesgo muy importante de aspiración, por lo que no deben dejarse al alcance de menores de 6 años; evitar dejar en las mesillas medicamentos y objetos pequeños, ofrecer comidas adecuadas a la edad del niño, no dar frutos secos, ni chicles a menores de 4 años. También se debe tener cuidado con las personas mayores que presenten algún tipo de problema de deglución.

Impedir que la persona tosa: la tos es el mecanismo más efectivo para desobstruir la vía aérea, por lo que se debe animar siempre a que la persona tosa.

Intentar extraer el cuerpo extraño manualmente: salvo que el objeto se vea muy fácilmente desde fuera, no se debe intentar extraer con el dedo, ya que corremos el riesgo de clavarlo más.

Fuente: Sergas

«La gran mayoría de las veces los atragamientos están causados por la comida y muchas veces son episodios presenciados como este, que sucedió en un restaurante», explica Marta Dorribo, directora asistencial de la Fundación Publica Urxencias Sanitarias de Galicia-061. «Como normalmente son presenciados, muchas veces la gente se da cuenta de que lo que está pasando es grave porque el afectado suele poner su mano alrededor del cuello mientras intentan toser», puntualiza. ¿Pero cómo identificar que existe un problema importante y cómo actuar? 

Dependiendo de la gravedad del atragantamiento, actuaremos de una u otra forma. En la obstrucción incompleta o leve, la víctima puede hablar y contestar a la pregunta obligada: «¿te estás atragantando?». Toserá insistentemente y respirará, aunque quizá presente una respiración ruidosa. En este caso, lo que hay que hacer es transmitir tranquilidad a esa persona y animarle a que siga tosiendo. No se efectuará ninguna otra maniobra.

En la obstrucción completa o grave, la víctima no puede hablar. «Si la persona se echa la mano al cuello, es un indicador de un atragantamiento grave», explica Dorribo. Realizará intentos de toser pero serán inefectivos ya que no podrá coger aire. Aquí es importante actuar rápido, ¿cómo? En adultos hay que hacer, basicamente dos cosas, aunque antes de nada, ya que la situación puede ser grave, sería bueno pedir ayuda llamando al 061 o al 112 (nosotros mismo o, una mejor opción, alguien que esté cerca):

Dar 5 palmadas en la espalda: con la persona todavía consciente, nos colocaremos de pie a su lado y ligeramente detrás, apoyaremos la mano en su pecho inclinando a la víctima hacia delante (para que al expulsar el cuerpo extraño salga fuera de la vía aérea) y le daremos una serie de 5 palmadas en la espalda, en la zona interescapular.

Realizar 5 compresiones abdominales (maniobra de Heimlich): si con los cinco golpes interescapulares no se ha lofrado resolver la obstrucción pasaremos al siguiente paso. La maniobra de Heimlich se realiza colocándose detrás de la persona, con los brazos alrededor por debajo de las axilas, poniendo el puño de una mano en la línea media del abdomen entre el ombligo y el extremo inferior del esternón y la otra mano agarrando el puño, y se empuja bruscamente hacia arriba y adentro.

Si a pesar de los intentos anteriores, no se consigue desobstruir la vía aérea, continuaremos estas maniobras alternando los 5 golpes interescapulares con las 5 compresiones abdominales hasta que se solucione el problema, llegue la ayuda o la víctima se quede inconsciente. Ese sería el momento de comenzar las maniobras de RCP, una vez que hayamos tumbado a la persona en el suelo. 

«A causa de una obstrucción severa que impida la entrada de aire, un paciente puede quedar inconsciente y entrar en parada cardíaca. Ahí, cada minuto cuenta. Si el paciente está consciente tenemos tiempo, lo más importante es no ponerse nervioso y realizar las maniobras correctamente porque son muy efectivas. Hay que confiar en que las maniobras están descritas y funcionan. Cuando la persona está inconsciente y en paro cardíaco es verdad que cada minuto que se demora la asistencia se reducen las posibilidades de supervivencia en un 10 %», advierte la profesional del 061.

¿Qué pasa con los niños?

En los niños mayores de un año, la secuencia de desobstrucción de la vía aérea es muy similar a la de las personas adultas, pero siempre dependerá de la edad y el tamaño del menor.

En los lactantes la diferencia primordial es que no se deben realizar compresiones abdominales porque se pueden producir lesiones.

• Dar 5 golpes en la espalda: colocar al bebé boca abajo apoyando su cuerpo sobre nuestro antebrazo y sujetando su cabeza con nuestra mano. La cabeza se mantendrá ligeramente extendida con la boca abierta, procurando que la cabeza del niño esté situada más abajo que el resto del cuerpo. Una vez en esa posición, daremos 5 golpes secos con el talón de la otra mano en la parte superior y central de la espalda, entre las escápulas.

• Dar 5 compresiones en el pecho: cambiar al bebé al otro antebrazo, poniéndolo boca arriba, sujetándole la cabeza con la mano, intentando que esté colocada por debajo del cuerpo con la boca abierta. Una vez en esa posición, dar 5 compresiones con los dedos índice y medio en el centro del pecho, ligeramente por debajo de la línea que une ambas tetillas, es decir, en la misma zona que se daría el masaje cardíaco, pero un poco más fuertes y más lentas.

Si no se consigue solucionar la obstrucción de la vía aérea, repita la secuencia de 5 golpes interescapulares y 5 compresiones torácicas, hasta que se expulse el objeto. Si el/la lactante queda inconsciente y deja de respirar, iniciar inmediatamente la secuencia de RCP infantil.

Este tipo de maniobras, recuerda Dorribo, «pueden ser efectuadas por todo el mundo». En cualquier caso, recuerda que cada vez existe más formación en la población en general gracias al esfuerzo de las distintas administraciones por introducir estas técnicas desde los colegios, tanto en la maniobra de Heimlich como en la RCP. En el caso de que no tengamos a nadie a nuestro alrededor que nos pueda prestar ayuda, Dorribo recuerda que el 061 tiene capacidad de geolocalizar la llamada. «Primero trataremos de pedir ayuda a un vecino si es posible. Si estamos en un ambiente que no puedes solicitar ayuda, ahora desde la aplicación Sergas Móbil ya se puede geolocalizar y enviar la asistencia si la víctima no responde ante las preguntas del profesional», aclara Directora asistencial de la Fundación Publica Urxencias Sanitarias de Galicia 061.

Pese a que tradicionalmente se ha descrito la posibilidad de realizar una automaniobra contra, por ejemplo, una silla —como se ilustra en el gráfico—, no existen garantías de que esta vaya a solucionar el problema.

Uxía Rodríguez Diez
Uxía Rodríguez Diez
Uxía Rodríguez Diez

A Rúa, Ourense (1986). Coordinadora de La Voz de la Salud con una misión, que todos nos cuidemos más y mejor. La pandemia de covid-19 no solo la viví, también la conté en La Voz de Galicia. Mucho antes de todo esto trabajé en Vtelevisión durante casi una década como redactora, reportera y presentadora. Allí dirigí y presenté el programa Sana sana, sobre sanidad, bienestar y nutrición.

A Rúa, Ourense (1986). Coordinadora de La Voz de la Salud con una misión, que todos nos cuidemos más y mejor. La pandemia de covid-19 no solo la viví, también la conté en La Voz de Galicia. Mucho antes de todo esto trabajé en Vtelevisión durante casi una década como redactora, reportera y presentadora. Allí dirigí y presenté el programa Sana sana, sobre sanidad, bienestar y nutrición.