Advierten que un antiepiléptico de uso frecuente puede producir malformaciones en el embarazo

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

EL BOTIQUÍN

La pregabalina se ha asociado a un mayor riesgo de malformaciones congénitas en el primer trimestre de embarazo.
La pregabalina se ha asociado a un mayor riesgo de malformaciones congénitas en el primer trimestre de embarazo. La Voz de la Salud | iStock

Un estudio ha relacionado la toma de pregabalina en el embarazo con un ligero riesgo de mallformaciones congénitas en el primer trimestre

30 may 2022 . Actualizado a las 09:41 h.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha alertado acerca de los riesgos asociados a la toma de pregabalina en mujeres embarazadas. Este medicamento, que es de uso frecuente, está indicado para el tratamiento del dolor neuropático, la epilepsia y el trastorno de ansiedad generalizada. Ahora, las alarmas suenan tras detectarse en el Reino Unido un ligero aumento de anomalías congénitas mayores en los bebés de mujeres que durante el embarazo habían tomado este antiepiléptico. Así lo informó la Agencia del Medicamento de Reino Unido.

¿Qué es la pregabalina?

La pregabalina es un medicamento que se utiliza para aliviar el dolor neuropático, es decir, aquel que se produce por el daño en los nervios en tejidos como los brazos, las manos, los dedos, las piernas o los pies. Este síntoma es común a patologías como la diabetes o la fibromialgia. También se la utiliza junto a otros medicamentos para tratar determinados tipos de convulsiones en adultos.

«La pregabalina pertenece a una clase de medicamentos llamados anticonvulsivos. Actúa disminuyendo la cantidad de señales de dolor que los nervios dañados del cuerpo envían al cerebro», explica en este sentido la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos. Así, un estudio publicado en el 2019 reportó que «la pregabalina oral en dosis de 300 mg o 600 mg diarios tiene un efecto importante sobre el dolor en algunos pacientes con dolor neuropático moderado o intenso después del herpes zóster o debido a la diabetes».

Seguridad y efectos adversos

La Asociación Española de Pediatría (Aeped) indica que la pregabalina es predominantemente excretada de forma inalterada por el riñón, por lo que puede acumularse en caso de fallo renal.

«El perfil de seguridad de pregabalina observado en cuatro estudios pediátricos en pacientes con crisis parciales con o sin generalización secundaria fue similar al observado en los estudios en adultos de pacientes con epilepsia. Los acontecimientos adversos más frecuentes observados en el estudio de 12 semanas con el tratamiento de pregabalina fueron somnolencia, pirexia, infección de las vías respiratorias superiores, aumento del apetito, aumento de peso y nasofaringitis. Los acontecimientos adversos más frecuentes observados en el estudio de 14 días con el tratamiento de pregabalina fueron somnolencia, infección de las vías respiratorias superiores y pirexia», describe la Aeped.