La cumbre de Biden y Putin, una difícil cita de cinco horas

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

Putin se encontrará en Ginebra con concentraciones de apoyo a Navalni
Putin se encontrará en Ginebra con concentraciones de apoyo a Navalni DENIS BALIBOUSE | Reuters

Los presidentes de EE.UU. y Rusia mantienen su primer encuentro en el per momento de las relaciones bilaterales en décadas

16 jun 2021 . Actualizado a las 08:42 h.

La cumbre de hoy entre Joe Biden y Vladimir Putin en la villa La Grange de Ginebra durará unas cinco horas,. Biden llegó ayer a la ciudad suiza, donde, al ser preguntado si está preparado para la cita, respondió: «Siempre estoy listo». Putin llegará hoy directamente de Moscú. Los presidentes de EE.UU. y Rusia celebran su primera cumbre en el peor momento de las relaciones bilaterales en décadas y cuando la falta de sintonía en lo personal ya no es ningún secreto. Estas son las claves para seguir una cita que trasciende lo bilateral: 

Viejo conocidos

Diez años después. Putin y Biden se conocen. La última vez que se vieron fue en Moscú en el 2011 cuando el primero era primer ministro ruso y el segundo vicepresidente de Barack Obama. «Señor primer ministro, le estoy mirando a los ojos y no creo que usted tenga alma», le dijo Biden. Han pasado diez años desde aquel momento. Pero la relación no ha mejorado: en marzo Biden le llamó «asesino». Putin le respondió: «El que lo dice, lo es». 

relaciones

Regreso a la Guerra Fría. El vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvédev, ha asegurado que ambas potencias «han pasado de la rivalidad a la confrontación y han regresado a la época de la Guerra Fría». Si entonces fueron los misiles, ahora son las sanciones, la injerencia de Rusia en las elecciones de EE.UU., el acercamiento de la OTAN a las fronteras rusas, las acciones agresivas del Kremlin y sus ciberataques. En abril Washington impuso sanciones a Rusia por su presunta interferencia en las presidenciales, su papel en el ciberataques masivos y sus acciones en Ucrania y Afganistán. El Kremlin respondió con medidas similares, incluyó a EE.UU. en una lista de «países inamistosos».