Castillo se presenta como vencedor en Perú pese a que sigue el recuento

héctor estepa BOGOTÁ / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

SEBASTIAN CASTANEDA | Reuters

Con el 98,46% de las actas contabilizadas, lograba el 50,2 % de los votos válidos, y Fujimori el 49,8 %

10 jun 2021 . Actualizado a las 12:38 h.

Pedro Castillo se acerca a la Presidencia de Perú. Aunque su victoria en el ajustadísimo recuento que le enfrenta a la ultraderechista Keiko Fujimori no es aún matemática, el profesor de izquierda radical se presentó vencedor en la noche del martes. «Haremos un Gobierno respetuoso de la democracia, de la Constitución actual», dijo desde un balcón a sus seguidores, concentrados en las calles de la Lima, a pesar de que, durante su campaña, propuso en varias ocasiones la celebración de un referendo para cambiar la Carta Magna.

«Haremos un Gobierno con estabilidad financiera y económica», añadió, quizás tratando de calmar a los mercados, que reaccionaron a su posible victoria con la caída de los principales indicadores de la Bolsa de Lima y la mayor devaluación del sol peruano en lo que va de siglo.

Castillo pidió también a sus seguidores «no caer en provocaciones», refiriéndose a las denuncias de fraude lanzadas por Fujimori, la hija del expresidente autócrata Alberto Fujimori, preso por crímenes de lesa humanidad. La campaña de la líder conservadora ha denunciado la impugnación «grosera» de actas electorales por parte de afines a Pedro Castillo, en los que, aseguran, cuentan con ventaja.

Papeletas impugnadas

La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) registra unas 1.300 actas en proceso de impugnación u observación, por falta de firmas, ilegibilidad o mala elaboración, que podrían suponer unos 300.000 votos a ser recontados. Cuando finalice el proceso, será la ONPE quien decida qué hace con cada acta.

Con el 98,46% de las actas contabilizadas, Castillo lograba el 50,2 % de los votos válidos, y Fujimori el 49,8 %. Apenas 69.000 votos de diferencia, con Fujimori recortando, aunque de forma exigua.

La candidata cree que puede ganar cuando se termine de contar el voto emigrante, que avanza de forma lenta, y después de que la ONPE decida sobre las actas impugnadas.

Simpatizantes de ambos partidos convocaron este miércoles a diferentes concentraciones en Lima para exigir que se respete la voluntad popular, en un momento en el que la tensión es muy elevada.