«No más violencia, extremismos, facciones e intolerancias», dice el papa en Irak

Mikel Ayestaran JERUSALÉN / COLPISA

INTERNACIONAL

MURTAJA LATEEF | Efe

El pontífice llega a Bagdad para realizar una visita histórica de tres días al país

05 mar 2021 . Actualizado a las 17:31 h.

Dos años después del colapso del califato, el papa Francisco llegó este viernes a Irak para encontrarse con la minoría cristiana, uno de los grupos que más sufrió el azote de los yihadistas. Desde hoy al lunes, el pontífice recorrerá algunos de los escenarios arrasados por los combates contra el Estado Islámico (EI) y se entrevistará con el gran ayatolá Alí Sistani, líder espiritual de millones de chiíes en todo el mundo, secta del Islam a la que pertenece la mayoría de Irak. El éxodo de la comunidad cristiana comenzó en el 2003 con la invasión de Estados Unidos y la caída de Sadam Huseín. Desde entonces han pasado de 1.200.000 personas a no más de 300.000.

La primera parada del pontífice es Bagdad, donde tras recibir el saludo de las autoridades políticas, rezó en la catedral de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, un templo que sufrió una operación de asalto por parte de Al Qaida en el 2010 en la que 53 personas perdieron la vida. Los rostros de las víctimas presiden ahora una iglesia totalmente blindada con muros de hormigón. En esas paredes se han dibujado motivos en honor al papa, que realizará su oración entre medidas extremas de seguridad, algo que se repetirá en cada uno de sus actos.

En este marco, el papa Francisco hizo un llamamiento contra «la violencia», «los extremismos», «las facciones» y «las intolerancias» en su primer discurso. Ha instado a reconstruir el país, un mosaico de culturas que ha sido asolado durante años por la guerra y el terrorismo yihadista, desde la «discusión franca y sincera».