Macron aparca su talante reformador

Asunción Serena PARÍS / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Macron
Macron Ludovic Marin | Europa Press

El presidente aparca su denostada reforma de las pensiones ante la crisis sanitaria

18 mar 2020 . Actualizado a las 17:59 h.

La pandemia ha dejado en un segundo plano la humillante derrota de Emmanuel Macron en la primera vuelta de las elecciones municipales. Y le ha servido de coartada para cortar en seco el veneno político que destilaba la denostada reforma de las pensiones, una reforma que la mayoría de franceses consideraba necesaria pero que el Gobierno había transformado en una ley indescifrable. 

Llegada al poder

Presidente por exclusión. Macron llegó al poder con un programa de «transformación radical» de Francia, «ni de derechas ni de izquierdas» y durante sus primeros meses de presidencia aseguraba que no estaba ahí «para gestionar» sino «para transformar». La buena situación económica global y las primeras reformas le permitieron apuntarse un descenso del paro. 

Desencanto

Límites al espíritu reformador. El desencanto llegó pronto, su electorado más social consideraba que sus reformas eran demasiado liberales, otros le acusaban de gobernar solo para los ricos y de permitirse expresiones humillantes hacia las personas que le interpelaban. Su voluntarismo se vio por primera vez cuestionado al echarse atrás en la construcción del aeropuerto de Notre-Dame des Landes.