Donald Tusk, el irresponsable

Miguel-Anxo Murado
Miguel-Anxo Murado EL MUNDO ENTRE LÍNEAS

INTERNACIONAL

WILL OLIVER | Efe

18 oct 2019 . Actualizado a las 15:51 h.

El jueves por la tarde todo parecía claramente encarrilado para que el acuerdo de brexit que han pactado el Gobierno británico y la UE acabe siendo aprobado el sábado por el Parlamento británico. Se hacían números y cábalas que lo ponían en duda, pero esos cálculos se basaban en una premisa errónea: que la votación del sábado iba a ser como las de los acuerdos de Theresa May, una elección entre su texto y seguir negociando y dilatando la cuestión, quizás camino de un segundo referendo o incluso de una revocación (que siempre fueron altamente improbables).

Pero esta vez es distinto, o iba a ser distinto, porque Jean Claude Juncker se encargó de decir que la UE ya no iba a ofrecer más prórrogas y que era o este acuerdo o ninguno, es decir, una salida a las bravas. Si es así, esto le da una enorme ventaja a Johnson, porque los que voten el sábado contra su acuerdo estarán votando, en la práctica, a favor de un brexit salvaje. 

Pero entonces abrió la boca Donald Tusk, y ha creado una situación potencialmente explosiva, y ciertamente peligrosa. El presidente del Consejo Europeo pareció dejar abierta la puerta a una nueva prórroga. Esto desincentiva a muchos diputados antibrexit que podrían haber votado el acuerdo ante la perspectiva de una alternativa peor, la salida sin acuerdo, y que ahora pueden volver a fantasear con parar el brexit más adelante, de alguna manera, no se sabe cómo, algo que se ha demostrado ya quimérico por muchos motivos.