José Ramón Fernández Álvarez, héroe de la revolución y amigo de Fraga

Considerado el rostro amable del régimen de Castro, visitó al menos media docena de veces Galicia

Gallego Fernández y Manuel Fraga, en Santiago en 1995
Gallego Fernández y Manuel Fraga, en Santiago en 1995

redacción / la voz

«Lo mejor para Galicia es que el pueblo le siga [a Fraga] dando respaldo en las elecciones». Esta frase pronunciada por el general y héroe de la revolución cubana José Ramón Fernández Álvarez, conocido por Gallego Fernández, en 1994 resume la amistad que cultivó con el político gallego el vicepresidente de Fidel Castro, quien ayer murió en La Habana a los 95 años.

Gallego Fernández, de padres asturianos, visitó media docena de veces Galicia como vicepresidente del Consejo de Estado cubano. Tampoco faltaba a los actos de los gobernantes gallegos que acudían a La Habana. Era un cicerone dicharachero. «Sí, soy amigo de Fraga pues nos ha ayudado, pero ideológicamente estamos a una distancia enorme», declaró a este periódico en el 2001. Y siempre tenía presente la invitación para que España actuase de puente entre Cuba y la Unión Europea. Recorrió Viveiro, Arousa, Santiago, A Coruña... Compartió pulpo, empanadas y lacón con Fraga, pero también actos con otros presidentes de la Xunta.

Gallego Fernández fue uno de los muchos políticos que había llamado para interesarse por Fraga cuando fue sometido a una intervención para implantarle un marcapasos. Lo había conocido en el primer viaje del presidente de la Xunta a Cuba en 1991. Este hombre de gran estatura física era el rostro amable del régimen de Castro y en sus viajes siempre buscaba estrechar relaciones empresariales.

Pese a su edad, Fernández renovó su acta de diputado a la Asamblea Nacional en las elecciones celebradas el año pasado y era también asesor del presidente de los Consejos de Estado y de Ministros del país caribeño, así como integrante del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal).

Desde que a mediados de los años cincuenta del siglo pasado apoyó los movimientos de insurrección contra el régimen de Fulgencio Batista y, tras el triunfo en 1959 de la revolución liderada por Fidel Castro, Gallego Fernández, ocupó numerosos puestos de responsabilidad en la cúpula cubana además de la vicepresidencia del país.

Entre las instituciones a las que estuvo vinculado figuran las Fuerzas Armadas Revolucionarias, de las que en el momento de su muerte era general de división de la reserva, y el Comité Olímpico Cubano.

Como hijo de asturianos, Fernández (Santiago de Cuba, 1923) recibió en 2009 la Medalla de Oro de Asturias. Cinco años antes, durante su último viaje a España se le había entregado el título de hijo predilecto de Oviedo que le había sido concedido en el 2000.

Según la estatal Agencia Cubana de Noticias y, según recogía ayer el diario oficial Granma, los restos del histórico dirigente serán incinerados y «posteriormente se informará sobre la organización de las honras fúnebres».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

José Ramón Fernández Álvarez, héroe de la revolución y amigo de Fraga