Rusia ve en los misiles un insulto a Putin, pero no anuncia represalias

Vladimir Putin condenó la incursión contra su principal aliado árabe «de la forma más enérgica»


colpisa

Moscú admitió que sus instalaciones militares en Siria no resultaron atacadas y señaló que ninguno de sus ciudadanos en el país se vio afectado. Aun así, Vladimir Putin condenó la incursión contra su principal aliado árabe «de la forma más enérgica» y cree que habrá un antes y un después tras lo sucedido. No concretó si su país prepara algún tipo de represalia, pero el embajador ruso en Washington advirtió que el ataque «tendrá consecuencias».

Putin calificó el bombardeo de «agresión contra un Estado soberano, que está en primera línea en la lucha contra el terrorismo». «Con sus acciones, EE.?UU. empeora aún más la catástrofe humanitaria en Siria, lleva más sufrimiento a la población civil y de hecho ayuda a los terroristas que torturan desde hace siete años al pueblo sirio», afirmó. Recordó el ataque estadounidense del año pasado contra la base de Al Shayrat, «en el que se empleó como pretexto la utilización de sustancias tóxicas contra la población civil». A su juicio, lo sucedido en Duma hace una semana se ajusta al mismo guion.

En línea con lo declarado la víspera por su ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, el jefe del Kremlin dijo que los especialistas rusos no hallaron en Duma «resto alguno del empleo de gas cloro o de otros agentes tóxicos». Según sus palabras, «ni un solo habitante de la zona confirmó el ataque químico». También deploró que EE.UU. y sus aliados actuaron sin esperar al informe de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

El presidente ruso considera que «esta escalada en torno a Siria tendrá un efecto destructivo sobre todo el sistema de relaciones internacionales». La comparó con el «sangriento ajuste de cuentas» que Washington lideró contra Yugoslavia, Irak y Libia.

El primero en reaccionar a los bombardeos fue el embajador ruso en Washington, Anatoli Antonov, para quien la acción constituye un «insulto inadmisible» a Putin. EE.?UU., el país con el mayor arsenal de armas químicas del mundo, «no tiene derecho moral» a culpar a nadie de supuestos ataques con sustancias prohibidas.

Según el Ministerio de Defensa, el dispositivo militar ruso en Siria no intervino ayer. «Los sistemas de defensa antiaérea rusos en territorio sirio no fueron utilizados para oponerse a los ataques».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Rusia ve en los misiles un insulto a Putin, pero no anuncia represalias